¿Qué ocurre durante la crisis asmática?

Al respirar, el aire circula por los pulmones a través de conductos: los bronquios y los bronquiolos. Durante una crisis asmática, los músculos de los bronquiolos se contraen, lo cual disminuye su diámetro, y se segrega mucosidad en una mayor cantidad. Esto obstruye los bronquios y causa una respiración silbante, muy característica, además de una sensación de ahogo.

¿Cómo se reconoce una crisis asmática?

La respiración es corta y silbante, la persona afectada se siente ahogada y sin aliento. Hay dificultad para hablar, se siente angustia e inquietud. Puede manifestarse una tos seca, especialmente, de noche, al levantarse o al realizar un esfuerzo. Estos signos le alertarán de la aparición de una crisis asmática.




¿Cómo debo reaccionar?

A partir de los primeros signos, hay que inhalar el broncodilatador habitual según las indicaciones que le dé su médico de familia. Tranquilícese. Siéntese y respire lenta y profundamente.

¿Cómo puedo evaluar la gravedad de la crisis?

Si nota uno de los signos siguientes, llame inmediatamente a urgencias,o al 112 desde cualquier teléfono móvil.

  • Ausencia de mejora a la media hora de haber inhalado el broncodilatador (cuya aplicación habrá repetido cada 5-10 minutos según las indicaciones que le haya dado su médico).
  • Imposibilidad de formular una frase completa sin retomar la respiración.
  • Piel azulada en labios y uñas.
  • Transpiración abundante.
  • Síntomas de agotamiento.

Hay que tomar precauciones a largo plazo. El tratamiento de fondo no debe descuidarse una vez pasada la crisis. Evite tanto como sea posible los factores de riesgo que provoquen la crisis asmática: el tabaco y la presencia de animales en casa, por ejemplo