Alérgenos estacionales y su tratamiento

Las alergias estacionales (rinitis alérgica) son causadas por alérgenos exteriores, principalmente polen y esporas de moho presentes en el aire durante la primavera y el otoño.

Polen: Son células masculinas diminutas oviformes que producen las plantas en flor, necesarios para la fertilización de las plantas. La partícula promedio de polen tiene un ancho menor que un cabello humano promedio. Muchos árboles, céspedes y hierbas tienen tipos de polen pequeño, liviano y seco aptos para diseminarse con las corrientes de aire. Estos son los que desencadenan síntomas de alergia.




Mohos: Son hongos microscópicos, relacionados con las setas, pero sin tallos, raíces ni hojas. Sus esporas flotan en el aire como el polen. A diferencia del polen, los mohos no tienen una temporada específica y se ven afectados por las condiciones meteorológicas como el viento, la lluvia o la temperatura. Los mohos están presentes en casi todo hábitat posible, al aire libre pueden hallarse en la tierra, la vegetación y la madera que se pudre; así también, pueden encontrarse en interiores de desvanes, sótanos, baños, refrigeradores y otras áreas donde se guarden alimentos, botes de basura, alfombras y tapices de muebles.

Combata la alergia estacional

El mejor método para combatir las alergias estacionales es un tratamiento médico adecuado. Si los síntomas de alergia de temporada son muy molestos, consulte a un especialista en alergias, el cual recopilará su historial completo y realizará exámenes, si es necesario, para determinar exactamente cuáles tipos de polen o moho desencadenan los síntomas. Para reducir los síntomas, el médico puede prescribir aerosol nasal antialérgico, antihistamínico, descongestionante u otros medicamentos.

Si a pesar de estas medidas, los síntomas continúan o los presenta muchos meses del año, el médico puede recomendar el tratamiento de inmunoterapia, también llamado de vacunas o inyecciones antialérgicas, tratamiento que ayuda al sistema inmunológico a hacerse cada vez más resistente al alérgeno específico, disminuye los síntomas, así como la necesidad de medicamentos en un futuro.