Ácaros en casa bajo control

No los vemos pero habitan en la mayoría de los hogares, y en las personas alérgicas son responsables de malestares como irritación en ojos, estornudos, tos y otros molestos síntomas; nos referimos a los ácaros del polvo.

Estas microscópicas criaturas se desarrollan en el polvo del hogar y circulan por todo el ambiente. Los excrementos de estos ácaros son la causa más común de la alergia crónica y síntomas de asma.

Para controlar a estos indeseables inquilinos es importante tomar medidas en el interior de su hogar:

  • Elimine el amontonamiento en la casa . Nos referimos a cualquier cosa que recoja polvo, como montones de animales de peluche o de libros, chucherías y artículos de colección. Deje que sus niños tengan algunos objetos en su dormitorio, pero guarde el resto en un armario del pasillo para que no se acumule el polvo.
  • Evite espacios húmedos: Use un deshumedecedor, sistema de aire acondicionado central o abra las ventanas para reducir la humedad.
  • Las alfombras retienen polvo. Pisos de madera, losa y linóleo son mejores para las personas que padecen alergia y asma. Puede usar alfombras lavables, siempre y cuando se limpien periódicamente con agua caliente o mediante limpieza en seco.
  • Coloque colchones y almohadas en fundas especiales. Las fundas de plástico “no alergénicas” son eficaces.

Lave mantas, sábanas y fundas de almohadas . Lávelas en agua caliente y séquelas con aire caliente una vez a la semana.