La mayoría de las mujeres que tienen asma pueden tener embarazos sin complicaciones siempre y cuando haya un adecuado control de la enfermedad y el cuidado médico apropiado.

El asma es una de las enfermedades más comunes que pueden complicar un embarazo, e incluso, en algunos casos el diagnóstico del asma no se hace hasta que la mujer queda embarazada.

La manera en la que el asma afecta a una mujer durante el embarazo varía, algunas experimentan síntomas más fuertes en este periodo, otras refieren mejoría del asma, mientras que algunas más, conforme aumentan de peso comienzan con agudización de los síntomas.




Tratar el asma adecuadamente durante el embarazo es importante, ya que su falta de control puede ocasionar complicaciones para la madre y el bebé, como un alto estrés que genere ausencia de oxígeno tanto para la madre como para el futuro bebé.

Complicaciones en la madre:

  • Preeclampsia: Un desorden del embarazo caracterizado por aumento de la presión de la sangre, retención de líquido y eliminación de proteínas por la orina.
  • Hipertensión gestacional: Alta presión de la sangre durante el embarazo.
  • Hiperémesis: Desorden del embarazo caracterizado por vómitos prolongados, pérdida de peso, y desequilibrios de electrolitos y fluidos.
  • Hemorragia vaginal: Sangrado a través de la vagina.
  • Parto inducido o complicado: En el comienzo del trabajo de parto para dar a luz al bebé o el parto en sí, pueden producir complicaciones para ambos..

Complicaciones para el bebé

La ausencia de oxígeno para el futuro bebé ocasionado por la mamá puede conducir a problemas de salud como:

  • Mortalidad perinatal.
  • Retraso del crecimiento intrauterino : Crecimiento fetal pobre en el útero, provocando que el bebé sea más pequeño de lo normal para su edad gestacional.
  • Nacimiento prematuro .
  • Bajo peso al nacer .
  • Hipoxia neonatal: Oxígeno insuficiente para las células.

Siempre consulte a un médico para su diagnóstico y para el desarrollo de un plan de tratamiento del asma específicamente diseñado para sus síntomas.

Evite el asma durante el embarazo

Es muy importante que las mujeres embarazadas traten de controlar lo mejor posible sus síntomas y eviten tener ataques de asma. La Asociación Americana del Pulmón de los Estados Unidos, recomienda prestar atención a los siguientes pasos para reducir el riesgo de tener un ataque de asma durante su embarazo:

  • Controle su ambiente y evite exponerse a desencadenantes del asma.
  • Continúe los medicamentos para el asma a lo largo del embarazo , del parto y en el momento de dar a luz, siguiendo las recomendaciones de su médico.
  • Asegúrese de vacunarse contra la gripe después de los primeros tres meses de embarazo, principalmente en aquellas mujeres que hayan identificado a las infecciones virales como disparadoras de ataques de asma.
  • Realice ejercicio con moderación (use la medicación correctamente si usted tiene broncoespasmo inducido por el ejercicio y consulte a su médico antes de comenzar un programa de ejercicio).
  • Evite el humo del tabaco . Una mujer embarazada que fuma corre el riesgo de presentar episodios severos de asma, que puede provocar el desarrollo de un bebé con bajo peso al nacer. De igual manera, la exposición indirecta al humo del tabaco es un potente disparador de asma.