¿Qué es un espirómetro?

Un espirómetro para el asma es un dispositivo sencillo, portátil y económico que mide el flujo de aire o la tasa de flujo espiratorio máximo (FEP); es decir, ayuda a determinar los cambios en las vías respiratorias y a controlar mejor el asma.

A través del espirómetro, los pacientes asmáticos soplan dentro de este aparato rápido y con fuerza, para obtener una lectura de flujo máximo que indica cuán abiertas están las vías respiratorias o cuán difícil es respirar.




Dicho instrumento es una útil herramienta para:

  • Constatar su respuesta al tratamiento durante un episodio de asma agudo.
  • Supervisar el progreso del tratamiento del asma crónica y proporcionar información objetiva sobre los posibles ajustes en la terapia.
  • Detectar el empeoramiento de la función pulmonar y evitar así una fuerte crisis de asma mediante una intervención oportuna.
  • Evaluar la severidad del asma

Pregunte a su médico si requiere usar un espirómetro y cómo emplearlo correctamente.