Aunque los síntomas del asma infantil son los mismos síntomas que el asma del adulto, puede que no sean tan notorios y fáciles de detectar, e incluso pueden parecerse a los de otras enfermedades.

La respiración sibilante, a menudo un indicador de asma, algunas veces es imperceptible tanto en un niño con asma como en un adulto. Sin embargo, la mayoría de los niños que tienen asma toserán, sin tener en cuenta la edad.

Si su hijo tose después de correr o llorar, o durante la noche, consulte a su médico para su diagnóstico, ya que puede tener el asma “escondida”.




Otros síntomas del asma infantil pueden incluir:

  • Tos o infecciones respiratorias frecuentes, como neumonía o bronquitis, pueden indicar asma no diagnosticada.
  • Los bebés con asma pueden tener una tos ruidosa, respiración rápida e infecciones respiratorias frecuentes.
  • La opresión en el pecho y la disnea, que ocasionan ansiedad severa, pueden ser síntomas de asma infantil.
  • La irritabilidad inexplicable, la cual se atribuye a la molestia de la opresión en el pecho, puede ser un signo de asma.