Respiración sibilante y asma en bebés

Si su bebé presenta respiración sibilante (con silbido) cada vez que se resfría, existe la probabilidad que se trate de un problema de asma.

El asma es una enfermedad pulmonar crónica que provoca que las vías respiratorias se inflamen, estrechen y produzcan un exceso de mucosidad. Puede ser difícil de diagnosticar en niños de menos de cinco años, sobre todo en bebés, porque existen otros trastornos de salud con síntomas similares.

Las vías respiratorias de los bebés son pequeñas y estrechas, razón por la cual cuando un bebé contrae una infección en vías respiratorias, éstas se inflaman y se llenan de mucosidad fácilmente, originando respiración sibilante, uno de los signos de asma. Asimismo, una enfermedad frecuente conocida como bronquiolitis de lactante, produce la inflamación de los bronquiolos, dificultando la respiración y provocando dichos silbidos.

Que el bebé presente sibilancias no confirma que tenga asma, e incluso menos de un tercio de los niños con este tipo de respiración durante el primer año de vida, siguen presentándola durante su infancia. Sin embargo, es importante acercarse con el pediatra para descartar o confirmar la enfermedad y así brindar un tratamiento adecuado.




En tanto se define si tiene o no asma, es posible que el pediatra recomiende un tratamiento para controlar esta enfermedad, para mejorar la respiración del bebé y su calidad de vida.

Señales de aviso

Existen síntomas definidos que corroboran la presencia de asma en los niños pequeños, con mayor probabilidad si persisten más allá del primer año de vida.

  • Respiración sibilante en más de una ocasión (con o sin otra enfermedad)
  • Tos constante o episodios de tos que empeoran en la noche o después del juego activo
  • Aparición de problemas respiratorios cuando hay exposición al aire frío, al humo del tabaco y alérgenos como mascotas y polvo.

Es importante también informar al pediatra sobre cualquier antecedente de alergias, asma y problemas respiratorios en la familia.