Todos los pacientes asmáticos tienen el riesgo de presentar en algún momento una exacerbación o ataque de asma brusca e inesperadamente. Ello como reacción de sus pulmones a determinados factores como alergias, infecciones virales como un simple resfriado, exposición al humo del tabaco y contaminantes, aire frío, ejercicio, acidez estomacal e incluso vapores que provienen de sustancias químicas o perfumes. Y por si fuera poco, en algunas personas, las emociones fuertes o el estrés puede ser un elemento que contribuya a su aparición.

En un ataque de asma ocurren algunos cambios en los pulmones, que causan estrechamiento de las vías respiratorias lo cual dificulta la respiración:

  • Las vías respiratorias se inflaman
  • Las células de estas vías respiratorias secretan más moco de lo normal, de una consistencia espesa y pegajosa, lo que junto con otros factores agrava la obstrucción.
  • Los músculos de las vías respiratorias estrechan su calibre .




Ataques de asma de leves a graves

Los ataques de asma pueden ser leves, moderados o graves.

Ataques leves y moderados: Estos ataques son más comunes y se manifiestan con opresión en el pecho, tos con mucosidad, jadeos y sibilancias al respirar, así como sensación de inquietud o problemas de insomnio. En estos casos es importante tomar el medicamento de acción rápida para el control del asma para despejar las vías respiratorias. Si la medicina no mejora la respiración en el tiempo indicado, llame a su médico.

Ataques graves: La respiración e incluso el hablar se vuelve muy difícil, los músculos del cuello se tensan y puede quedarse sin aliento. Los labios y las uñas de las manos pueden presentar un tinte violáceo o azuloso, así como observar el hundimiento de la piel que envuelve las costillas por el esfuerzo para tomar aire. Los ataques de asma graves requieren tratamiento inmediato, de preferencia en una sala de urgencias, ya que sin el manejo apropiado usted o su paciente continuará poniéndose peor a pesar incluso de que haya utilizado previamente su medicamento de rescate.

Cómo actuar ante un ataque de asma

Si siente que está teniendo un ataque de asma de aparición brusca, use inmediatamente  su medicamento de rescate  de acción rápida que haya sido indicado por su médico tratante . Asegúrese de revisar periódicamente con su médico el plan de acción en caso de un ataque de asma y cuánto medicamento debe tomar durante estos episodios.

Para determinar  la gravedad de su ataque de asma use su medidor de flujo de pico máximo antes y después de usar el medicamento de acción rápida. Si el valor de su flujo pico inicial es menor del 50 por ciento de su mejor valor personal y este valor no mejora posterior al uso del medicamento, su ataque es grave y requiere de atención médica en su servicio de urgencias.