Autoexamen de la piel

Conocer y revisar nuestra piel es el primer paso para identificar cambios inusuales o crecimiento anormal de lunares o manchas que pudiera ser cáncer, por ello es importante la realización periódica de un autoexamen de piel

Lo ideal es que al autoexamen se realice en una habitación bien iluminada y frente a un espejo de cuerpo entero para poder observar bien toda la piel del cuerpo.

  • Examine todo su cuerpo tanto de frente como por detrás, luego el lado derecho y el izquierdo con los brazos levantados.
  • Revise bajo los brazos y en ambos lados de cada brazo.
  • Doble los codos, mírese los antebrazos y la palma de las manos.
  • Revise por el frente y por detrás de ambas piernas
  • Revisar pies, incluyendo plantas y espacio entre dedos.
  • Observar la cara, cuello y cuero cabelludo
  • Examine la espalda y los glúteos.
  • Observe el área genital.
  • Familiarícese con su piel y con la forma de lunares, pecas y otras marcas que tenga.
  • Manténgase alerta a los cambios en el número, tamaño, forma y color en lunares y manchas en la piel.




¿Qué identificar en el autoexamen de piel?

Cuando examine su piel utilice la regla ABCD para identificar si un lunar o mancha en la piel presenta cambios, y de ser afirmativo, consulte rápidamente a su médico.

A = Asimetría: Una mitad del lunar no es igual a la otra mitad.

B = Borde irregular: Los bordes del lunar se ven borrosos, no son lisos ni parejos.

C = Color: La pigmentación del lunar es desigual o cambia, y puede ser de un tono tostado, marrón y negro; o bien azul, blanco y rojo.

D = Diámetro: Si el tamaño del lunar es mayor a seis milímetros.

Es normal que aparezcan algunos lunares nuevos o que algunos que ya existen crezcan, pero solamente el especialista médico puede notar la diferencia si son o no cancerosos. Consulte con su o dermatólogo tan pronto como note un lunar sospechoso u otro cambio en la piel. ¡Entre más temprana sea la detección del cáncer de la piel, mayor la probabilidad de una cura completa!