Descripción de la Enfermedad de Binswanger

También conocida como:

  • Encefalopatía de Binswanger
  • Demencia Vascular, Tipo Binswanger
  • Encefalopatía Arteriosclerótica Subcortical
  • Demencia Multi Infarto, Tipo Binswanger
  • Encefalopatía Subcortical de Binswanger

La enfermedad de Binswanger es una enfermedad neurológica rara, lentamente progresiva caracterizada por la degeneración de la materia blanca del cerebro, que se inicia en la sexta o séptima década de la vida asociada a crisis convulsivas y accidentes cerebro vasculares. Afecta por igual a hombres y mujeres, aumentando su frecuencia en relación con la edad, la hipertensión arterial y la severidad de la enfermedad cerebro vascular.




Fue descrita por primera vez por Binswanger en 1894 en 8 pacientes que etiquetó como un subtipo de arteriosclerosis (engrosamiento anormal de las paredes arteriales, resultado de su inflamación crónica, con tendencia a la obstrucción del vaso) cerebral. Los individuos afectados experimentan generalmente, durante un período de unos diez años, una pérdida gradual de la capacidad motora, cognoscitiva (del conocimiento), de la conducta y del comportamiento. En algunos casos, las manifestaciones clínicas de la enfermedad de Binswanger pueden
estabilizarse o mejorar por un corto período de tiempo, pero por lo general reaparece la progresión de la enfermedad.

Los afectados experimentan pérdida de la memoria y demencia (deterioro de la capacidad intelectual) progresiva, pérdida progresiva de los movimientos, hemiparesia (parálisis de un lado del cuerpo), crisis epilépticas por un trastorno en la actividad eléctrica del cerebro y marcha anormalmente lenta e inestable. Los enfermos a menudo se muestran deprimidos, apáticos (apatía es la carencia de emociones), inactivos y abúlicos (incapaces de tomar decisiones), apenas hablan ni razonan. Además, pueden presentar disartria (dificultad para articular palabras), disfagia (dificultad para tragar alimentos), e incontinencia urinaria (dificultad para controlar la orina). En algunos casos, pueden presentar un cuadro clínico que recuerda a la enfermedad de Parkinson, con temblores y marcha descoordinada con pasos cortos.

Los pacientes con enfermedad de Binswanger tienen mayor riesgo para desarrollar arteriosclerosis, la hipertensión está presente en el 95% de los casos y puede acompañarse de diabetes y enfermedad coronaria; un tercio de los pacientes inician su sintomatología con déficit neurológico focal agudo debido a un accidente cerebro vascular.
El diagnóstico de sospecha es clínico y se confirma con el escáner y la Resonancia Nuclear Magnética, que demuestra disminución en la densidad de la sustancia blanca, dilatación ventricular
con leve atrofia (disminución de volumen y peso de un órgano) cortical e infartos lacunares; en los casos severos las áreas hipodensas comprometen extensamente regiones frontales, parietales y occipitales.

Entre los hallazgos histológicos (histología es la parte de la anatomía que estudia los tejidos que forman los seres vivos) característicos destacan: infartos (zona de necrosis, muerte de un tejido, localizada en un tejido, vaso, órgano o parte del mismo) lacunares en la sustancia blanca de la cápsula interna, ganglios basales y ocasionalmente cerebelo. Se ven áreas simétricas, de aspecto granular, confluentes en la sustancia blanca, que afectan con más frecuencia a la región occipital y periventricular. La distribución microscópica y la severidad de los cambios no es homogénea. En zonas que están levemente afectadas pueden ser solamente edemas (acumulación excesiva de líquido seroalbuminoso en el tejido celular) de la vaina de mielina (vaina de sustancia blanca que recubre los nervios), mientras que en lesiones más avanzadas se observa desmielinización con áreas microquísticas de infarto diseminada con gliosis (proliferación de la red neurológica) astrocítica (los astrositos son células neurológicas en forma de estrella).

Origen y Tratamiento de la enfermedad de Binswanger

Se desconoce la causa exacta de la enfermedad de Binswanger, aunque las lesiones de sustancia blanca se atribuyen a naturaleza isquémica (déficit de riego). No existe un tratamiento curativo de la enfermedad, el tratamiento es principalmente preventivo, fundamentalmente se basa en la detección temprana y el control de la hipertensión arterial y el tratamiento
de algunas complicaciones de la enfermedad como las convulsiones. Algunos autores defienden que el tratamiento agresivo de la tensión arterial mantenido al menos durante un año, se asocia
con una mejoría clínica seguida por una estabilización en la sintomatología.

Más información de la enfermedad de Binswanger

Más Enfermedades