Importancia del Calcio

Para tener y mantener nuestros huesos fuertes dentro de todos los nutrientes alimenticios destacan el calcio y la vitamina D.

El calcio juega un importante rol en el mantenimiento de los huesos y la insuficiencia de éste se relaciona con una baja densidad ósea y el probable desarrollo de osteoporosis en la edad adulta.

Alimentos como leche y sus derivados, vegetales de hoja verde (brócoli), frutas secas, sardina y una variedad de productos fortificados con calcio como cereales, barritas y jugos contribuyen a proveernos de la cantidad diaria de este nutriente, así que es sencillo consumir los niveles adecuados para la salud y fortaleza ósea. Asimismo, en algunos momentos de la vida se requerirán suplementos para complementar la necesidad diaria de calcio.




La cantidad necesaria de calcio al día es de un gramo diario entre los 19 y 50 años, aunque hay condiciones que exigen un poco más de calcio (1.3 gramos diarios) como la etapa de crecimiento en la adolescencia, en el embarazo, en la tercera edad y en la etapa posmenopáusica.

Pero para que el calcio pueda absorberse en el organismo es indispensable contar con vitamina D. A partir de la vitamina D se produce la hormona calcitriol, responsable de ayudar a que el calcio sea asimilado y fortalezca la masa ósea.

Esta importante vitamina es producida de manera natural a través de la exposición de la piel (manos, brazos y cara) a los rayos solares. Entre 10 y 15 minutos diarios es suficiente para satisfacer los requerimientos de vitamina D que el cuerpo necesita (sin aplicarse bloqueadores solares, los cuales disminuyen la síntesis de vitamina D en la piel). También puede obtenerse de la dieta, consumiendo alimentos como productos lácteos fortificados con vitamina D, yemas de huevo, pescados grasos como salmón, bacalao, o bien, suplementos alimenticios.

Los expertos recomiendan un consumo diario de entre 400 y 800 Unidades Internacionales (UI) de vitamina D.

Recuerde que una dieta rica en calcio y vitamina D, en ocasiones, es insuficiente para detener la pérdida de material óseo causada por los estilos de vida, medicamentos o menopausia. Es importante hablar con su médico para determinar si necesita un tratamiento farmacológico para la osteoporosis además de la dieta y el ejercicio