Después del tratamiento del cáncer, muchos pacientes comienzan a preocuparse por adoptar una vida saludable como una manera de reducir la posibilidad de que el cáncer regrese.

Hacer cambios positivos a partir de una dieta equilibrada, la practica de ejercicio y en general, hábitos de vida saludable, no es garantía de que el cáncer no reaparezca, sin embargo, estos cambios ayudarán al paciente a sentirse mejor, e incluso disminuir su probabilidad de desarrollar algunas enfermedades.

Cambios por considerar

1. Aliméntese bien después del tratamiento del cáncer

  • Consuma alimentos adecuados para una buena salud, enfatizando aquellos que provienen de fuentes vegetales.
  • Coma cinco o más porciones de frutas y verduras cada día.
  • Escoja harinas de grano entero en vez de granos procesados (refinados) y azucares.
  • Limite las carnes rojas, en especial las que tienen alto contenido de grasa o las carnes procesadas.

2. Haga ejercicio , porque realizar actividad física aproximadamente 30 minutos todos, o casi todos los días, ayuda a reducir la ansiedad y la depresión, mejora el estado de ánimo, eleva la autoestima y disminuye síntomas de fatiga, náuseas, dolor y diarrea . Durante la recuperación es importante comenzar lentamente un programa de ejercicios e incrementar la actividad gradualmente, trabajando con el médico de ser necesario.

3. Mantenga un peso adecuado durante el resto de su vida.

4. Limite el consumo de alcohol , si es que toma, ya que puede aumentar la probabilidad de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

5. Deje de fumar , porque este hábito puede incrementar la probabilidad de desarrollar cáncer en el mismo sitio donde se tuvo o en otras regiones del cuerpo