¿Qué son los ovarios?

Los ovarios son dos glándulas del aparato genital femenino, que miden entre 4 y 5 cm, localizadas en la pelvis (parte baja del abdomen) y unidas al útero a través de ligamentos. Los ovarios se comunican con la cavidad del útero a través de las trompas de Falopio. Se componen de varios tejidos: una capa externa que produce las células de reproductivas (óvulos) y una capa interna que produce las hormonas.

A partir de la pubertad y hasta la menopausia, la función de los ovarios es doble:

  • por un lado, producen uno o varios óvulos al mes, que permiten un eventual embarazo, y
  • por otro, producen las principales hormonas femeninas, el estrógeno y la progesterona. Estas hormonas son responsables del desarrollo de los senos, la pilosidad, la modificación femenina de la voz y de la silueta en la adolescencia. Estas hormonas son las responsables de regular el ciclo menstrual mediante la activación de la menstruación y la modificación del útero y los senos como preparación para un eventual embarazo.

Tras la menopausia, los ovarios dejan de producir óvulos, pero continúan produciendo hormonas en cantidades muy pequeñas.




¿Es frecuente el cáncer de ovarios?

Al año se detectan más de 4300 nuevos casos de cáncer ovárico. Por orden de frecuencia es el 7º cáncer en las mujeres.

¿Pueden convertirse en cáncer todos los quistes o tumores ováricos?

Los quistes ováricos (cavidades que por lo general contienen líquido) son muy frecuentes. Se desarrollan antes de la ovulación. La mayoría de ellos no vuelven a aparecer con la menstruación: estos son los “quistes ováricos funcionales”.
En otros casos, se trata de un tumor benigno que se ha desarrollado en algún tejido ovárico.
A veces estas lesiones pueden aumentar de tamaño y causar complicaciones (dolor, ruptura, torsión, aumento de volumen), en cuyo caso deben ser extirpadas quirúrgicamente.

¿Existen varios tipos de cáncer ovárico?

Los tejidos que componen el ovario constan de diferentes tipos de células; cualquiera de ellas puede transformarse en célula cancerosa. Así pues, el término cáncer ovárico abarca un gran número de tumores que evolucionan de manera diferente y para los cuales se adecuará un tratamiento específico.
El cáncer más frecuente, en el 80% de los casos, se desarrolla en la capa de tejido que recubre el ovario (epitelio).

¿Cuáles son las causas del cáncer ovárico?

Todavía se desconocen las de este tipo de cáncer. Se han identificado algunos factores que aumentan el riesgo de aparición.

  • La edad: el cáncer ovárico es más frecuente después de los 40 años.
  • Las mujeres que no han tenido hijos.
  • Los tratamientos de esterilidad o infertilidad.
  • Los antecedentes familiares de cáncer ovárico.
  • El sobrepeso o la obesidad.
  • Haber tenido cáncer de mama.
  • La exposición a amianto es un factor de riesgo reconocido desde mayo de 2009.

¿El cáncer ovárico es hereditario?

En ocasiones aparecen varios casos de cáncer ovárico o cáncer de mama en una misma familia. Puede darse el caso de que una misma persona desarrolle, a lo largo de su vida, un cáncer de mama y un cáncer ovárico.
Pero el cáncer ovárico asociado a una predisposición genética es poco frecuente (5% aproximadamente).
Algunos genes podrían ser responsables de la predisposición al cáncer de mama, lo que explicaría la posible relación entre ambos tumores.
Si en su familia hay varios casos de cáncer de mama y ovárico, dígaselo a su médico. En la consulta de riesgo genético, los médicos  especialistas le podrán ayudar a evaluar su propio riesgo y comentar con usted las medidas de seguimiento o de prevención que deben adoptar usted y su familia.

¿Puedo protegerme contra el cáncer ovárico?

Se ha demostrado que el uso de anticonceptivos orales durante más de 10 años tiene un efecto protector.
Los tratamientos hormonales de la menopausia no parecen tener ningún efecto.
La práctica regular de una actividad física podría tener un papel protector contra el cáncer ovárico.

Los quistes ováricos o los tumores benignos  son muy frecuentes, pero no siempre derivan en cáncer.