Descripción del cáncer primario y cáncer metatástico

Todo tipo de cáncer empieza en las células, unidades básicas que forman los tejidos. Normalmente, las células crecen y se dividen para formar células nuevas a medida que el cuerpo las necesita. Al envejecer, mueren y son reemplazadas por células nuevas. Sin embargo, en ocasiones, este proceso falla, nacen células cuando el cuerpo no las necesita y las viejas no mueren.

Las células sobrantes forman una masa de tejido, llamada tumor, el cual puede ser benigno (no canceroso) o maligno (canceroso). Si se determina que el tumor es canceroso, éste puede ser primario o metastático.

Los tumores benignos no se diseminan a otras partes del cuerpo y raras veces amenazan la vida. Por el contrario, los tumores malignos se pueden diseminar (tener metástasis) y poner la vida en peligro.

Cáncer primario: 

Es el cáncer (tumor original) que puede iniciar en cualquier órgano o tejido del cuerpo, cuyo nombre se adquiere de acuerdo con la región del organismo y la naturaleza del órgano y tejido donde se desarrolló. Ejemplo: cáncer de mamá, cáncer de próstata, etc.

Cáncer metastático:

 Significa la diseminación del cáncer primario hacia otras regiones del organismo. En la metástasis, las células cancerosas pueden separarse de un tumor primario y entrar al torrente sanguíneo o al sistema linfático (sistema que produce, almacena y transporta las células que combaten las infecciones), para diseminarse y formar un tumor nuevo en un órgano distinto como pulmones, huesos, hígado o cerebro.

Tras la realización de pruebas diagnósticas especializadas, un oncólogo puede determinar si un tumor es primario o metastático. Por lo general, se determina que un tumor es metastático porque las células no son como las del órgano o tejido en donde se encuentra el tumor.

Incluso, los cánceres metastáticos se pueden encontrar antes o al mismo tiempo que se encuentra el tumor primario, o hasta meses o años después. Cuando se encuentra un tumor nuevo en un paciente que se ha sometido a tratamiento para el cáncer en el pasado, casi siempre es metástasis y no un tumor primario.

El tipo de tratamiento que se determinará depende, por lo general, del tipo de cáncer primario, del tamaño y ubicación de la metástasis, así como de la edad y salud general del paciente, y del tipo de tratamientos que ya haya recibido en el pasado.