Descripción del cólico de riñón

El cólico de riñón se presenta habitualmente con dolor intenso en la mitad inferior de la espalda, en la cintura o en el costado. Aparece bruscamente, aunque no es continuo, sino que aumenta y disminuye a intervalos de tiempo variables (se le llama dolor cólico). No mejora con el reposo. Se puede acompañar de los siguientes síntomas o signos:

  • Ganas de orinar con frecuencia.
  • Ardor al orinar.
  • Náuseas y vómitos.
  • Orina con sangre o maloliente.
  • Dolor en los genitales.




El cólico se debe al descenso por las vías urinarias de una piedra o arenilla. Las piedras, también llamadas cálculos, se forman en el riñón a partir de las sustancias o minerales que filtra. Las más frecuentes son las de calcio, seguidas de las de ácido úrico. Si son muy pequeñas, como arenilla, se expulsan con la orina con mínimas molestias. Si el tamaño es mayor, rozan intensamente los conductos de las vías urinaria (uréter) y dan lugar a la aparición del cólico.

La mayoría de las veces la piedra o la arenilla se expulsa espontáneamente. De no ser así, en ocasiones se debe recurrir a su destrucción con una máquina que envía ondas de choque, lo que llamamos litotricia, o extraerla con una operación, o a través de un tubo introducido por el conducto de la orina.

Si los cólicos se repiten, es necesario averiguar el origen de los cálculos, por lo que puede que su médico le solicite análisis de sangre y orina, radiografías o ecografías, hasta localizar la piedra y su composición.

¿Qué puede hacer?

  • Si el dolor es intenso, busque atención médica de urgencia.
  • En todo caso, intente calmar el dolor con algún medicamento analgésico o antiinflamatorio conocido por usted.
  • Busque la postura en la que se encuentre mejor y aplíquese calor local, preferentemente calor húmedo y si es posible tome un baño caliente.
  • Orine en un recipiente o filtre la orina con una gasa para intentar recoger el cálculo y confirmar que lo ha expulsado, y si es posible, analizarlo.
  • La expulsión de la piedra da fin al episodio.
  • Para prevenir la formación de una nueva piedra beba agua en abundancia, al menos de 2 a 3 l diarios o más en caso de perder más líquidos debido al calor, trabajo o ejercicio.

 

¿Cuándo acudir a su médico de familia?

  • Si a pesar del tratamiento medico, la postura y el calor local, el dolor no cede o va en aumento.
  • Si está embarazada, tiene un solo riñón funcionante o alguna enfermedad debilitante, debe acudir a urgencias.
  • Si aparece fiebre o deja de orinar no demore la visita. Acuda a urgencias.