Qué es la fiebre?

La fiebre es una elevación de la temperatura corporal. La causa más frecuente de la fiebre son las infecciones.

La temperatura normal varía a lo largo del día y según el lugar del cuerpo en que se tome. Hay fiebre cuando la temperatura medida en la axila es superior a 37, 2-37, 5 oC o medio grado más si se mide en el recto.




La fiebre se suele acompañar de enrojecimiento de la piel, sudor y escalofríos. Para tomar la temperatura ya no se aconsejan los termómetros con mercurio porque si se rompen pueden contaminar el medio ambiente.

¿Qué puede hacer?

    • Si cree que usted o su hijo tienen fiebre, lo primero que hay que hacer es tomar la temperatura corporal,preferiblemente en la axila o, si es un niño pequeño, en el recto. Si se confirma que tiene fiebre, puede hacer lo siguiente:
      • Asegúrese de beber mucha agua y evite abrigarse demasiado.
      • En los niños, para evitar una subida excesiva de la temperatura, puede ser aconsejable desnudarlos, sobre todo si son menores de 6 años. Si no logra controlar la temperatura, puede bañarlos en agua templada (nunca los deje solos en el baño).
      • Si la temperatura es superior a 38 oC en la axila o a 38,5 oC en el recto, puede tomar el antitérmico que le haya aconsejado su médico anteriormente.
      • Los antitérmicos más utilizados son el paracetamol y el ibuprofeno. No se recomienda usar el ácido acetilsalicílico (Aspirina®) en los niños menores de 16 años porque su uso se asocia a una enfermedad llamada síndrome de Reye, que se produce raramente, pero que puede ser muy grave.
      • Recuerde que la fiebre es un síntoma, no una enfermedad, y lo más importante es conocer el motivo que la produce.
      • No use antibióticos sin que se los indique su médico.

¿Cuándo consultar a su médico de familia?

    • Recuerde que es más importante el buen estado general que la temperatura: si tiene mal estado general o dificultad para respirar, consulte de urgencia.
    • Si la fiebre dura más de 72 horas sin causa conocida.
    • Si tiene alguna enfermedad crónica que favorezca la infección.
    • En los niños, si es menor de 3 meses, si la temperatura es superior a 40 oC o si llora inconsolablemente, debe consultar de urgencia. También si le nota muy irritable, adormilado o confuso, si vomita repetidamente o tiene dolor intenso de cabeza, o si le aparecen puntos o manchas rojas púrpuras en la piel.
    • Un ascenso o descenso rápido de la temperatura puede provocar convulsiones en niños menores de 5 años. Son las crisis convulsivas febriles que, aunque son muy alarmantes, suelen durar menos de 5 minutos y cesan espontáneamente sin complicaciones.
    • Si su hijo tiene una crisis convulsiva, póngalo de lado, evite que se haga daño con objetos cercanos y que no se atragante con alimentos. Aflójele la ropa. Si no cede en 5 minutos, avise o acuda a un servicio de urgencias.