Hablando con los niños del cáncer

Es natural que las familias que se están enfrentando a un diagnóstico de cáncer reciente se encuentren alteradas o desconcertadas sobre cómo le harán frente a esta crisis, y si tienen niños pequeños, las preocupaciones son aún mayores al preguntarse cómo manejaran con sus hijos la noticia de la enfermedad de papá o mamá.

La forma en la que un niño reacciona ante un diagnóstico de cáncer dependerá en cómo sus padres u otros adultos cercanos estén manejando la crisis. Sin embargo, es recomendable decirles a los niños sobre el diagnóstico de cáncer de uno de sus padres, ya que este tipo de noticias son imposibles de ocultar. Los menores escucharán conversaciones telefónicas y captarán la ansiedad y la preocupación de sus padres, y a menudo, ellos temerán y creerán lo peor, si no tienen información actualizada.




Por consiguiente, es mejor si los padres aprenden cómo comunicarle esta información sinceramente, pero de una forma que les permita a los niños entender y participar en la situación.

Inquietudes infantiles

La edad juega un papel importante en la decisión de qué y cuánto debe decírsele a un niño sobre un diagnóstico reciente de cáncer. El principio rector debe ser decir la verdad de una forma en la que los niños puedan comprender y prepararse por ellos mismos para los cambios que sucederán en la familia.

  • Todos los niños necesitarán la siguiente información básica al nivel del lenguaje de su edad: Nombre del cáncer, parte del cuerpo donde se encuentra, cómo será tratado y cómo se verán afectada su propia vida.
  • Los niños pequeños hasta los 8 años no necesitarán mucha información detallada, mientras que los niños mayores (entre 8 y 12 años) y los adolescentes necesitarán información más compleja.
  • Los niños pueden creer que cosas malas suceden porque ellos se han portado mal o han estado enojados con mamá o papá, sintiéndose culpables de la enfermedad de uno de sus padres. Una buena idea es tranquilizarlos al respecto, a través de discursos como “los médicos nos dijeron que nadie puede hacer que alguien contraiga cáncer, es algo que ninguno de nosotros hizo que pasara”.
  • Otro punto por el que los niños se preocupan es que el cáncer sea contagioso, que todas las personas se mueren a causa de esta enfermedad o que ellos o el otro padre lo pueda contraer. Es bueno corregir estas ideas antes de que los niños tengan la oportunidad de preocuparse.
  • Respecto a la idea de muerte que puede inquietar al niño, hay que explicarle al niño que años atrás las personas a menudo se morían a causa del cáncer, pero que ahora gracias a los avances médicos, el pronóstico para varios tipos de cáncer es mucho más alentador.

Si va a hablar recuerde

  • Brindarles información sencilla, pero veraz, en una forma que puedan entender.
  • Ofrecer información poco a poco según sea lo apropiado para la edad del niño y su nivel de comprensión.
  • Asegurarse de darle a los niños la oportunidad de preguntar y obtener respuestas a sus preguntas.
  • Si así lo considera, solicitar el apoyo de un trabajador social o psicólogo escolar para que hable con el niño