El virus de la Hepatitis C es pasado de una persona infectada a otra persona.

La única vía de adquirir hepatitis C es estar en contacto con la sangre de la persona infectada. Puede haber sangre infectada en cepillos de dientes, rastrillos, y otros artículos personales que usted no pueda ver. La vía más común en que una persona pueda estar en contacto con sangre infectada es:

Compartir agujas con alguien infectado con hepatitis C, incluso una sola vez

Otras posibles formas de estar en contacto con sangre infectada son:

  • Teniendo relaciones sexuales no protegidas con alguien infectado con hepatitis C
  • Nacer de una madre que tiene hepatitis C
  • Compartir artículos personales que puedan llevar una pequeña cantidad de sangre infectada, tales como:
  • Rastrillos
  • Cepillos de dientes
  • Agujas/ tinta de aretes o tatuajes
  • Haber recibido productos de sangre para hemofilia antes de 1987
  • Haber recibido transfusión sanguínea antes de 1994

Ser accidentalmente pinchado mediante una aguja utilizada mediante alguien infectado con hepatitis C