• Se distinguen dos modos de contagio:
  • El contagio por vía directa, de persona a persona, por ejemplo, tras un estornudo o el contacto sexual.
  • El contagio por vía indirecta, a través del agua, del aire, de objetos, de bebidas o alimentos contaminados.

¿A qué se deben las enfermedades contagiosas?

Los microbios, como los virus y las bacterias, son los responsables de las enfermedades contagiosas. Los virus, sobre los que los antibióticos no reaccionan, provocan en especial la gripe, catarros, varicela, gastroenteritis y también enfermedades graves como el SIDA. Algunas bacterias, organismos vivos unicelulares, provocan enfermedades infecciosas contagiosas. Es el caso, por ejemplo, del bacilo de Koch, responsable de la tuberculosis, o de los meningococos que causan la meningitis meningocócica, o los estreptococos responsables especialmente de la escarlatina. Estas bacterias se pueden combatir con antibióticos.




¿Cómo me puedo proteger y proteger a los demás del contagio?

Es necesario vacunarse.

¿Contra qué enfermedades contagiosas puedo vacunarme?

La vacuna DT-Polio (difteria, tétanos y poliomielitis) es obligatoria.

  • Vacunas recomendadas para los niños:

La BCG contra la tuberculosis; la SPR contra el sarampión, las paperas y la rubeola; la vacuna contra el neumococo (meningitis bacteriana); la vacuna contra la tos ferina; la vacuna contra la hepatitis B; la vacuna contra el haemophilus influenzae (meningitis), y la vacuna contra los meningococos (meningitis).

  • Vacunas recomendadas para las adolescentes de entre 11 y 14 años:

La vacuna contra el virus del papiloma humano, implicado en el cáncer de cuello uterino.

  • Vacunas recomendadas para los futuros padres:

La vacuna contra la rubeola para la futura mamá. La vacuna contra la tos ferina para los futuros padres.

  • Vacunas recomendadas para los adultos:

Recuerdos regulares de las vacunas. Vacunas concretas en función de los viajes al extranjero.

  • Vacunas recomendadas para las personas mayores:

La vacuna contra la gripe a partir de los 65 años. La vacuna contra las infecciones pulmonares causadas por neumococos, en concreto, en las personas debilitadas, inmunodeprimidas, mayores o que vivan en una institución.




No existen vacunas para todas las enfermedades infecciosas. Por ello, hay que ser cauto y mantener una higiene estricta.

¿Qué otras precauciones puedo tomar?

Cotidianas

Lávese las manos frecuentemente y, en concreto, antes de comer o de preparar la comida, si toca los alimentos crudos (carne, pescado…) o cuando cocine. Lávese las manos después de ir al baño. Lávese las manos cuando le cambie los pañales al bebé, cuando toque una herida, cuando haga una cura o cuando visite a un enfermo. Lávese las manos después de sonarse la nariz o después de estornudar.

En casa

Airee la casa abriendo las ventanas de par en par al menos un cuarto de hora al día. Haga la limpieza frecuentemente, utilice lejía para limpiar el cubo de la basura y el inodoro. Lave frecuentemente los juguetes del bebé.

Al hacer deporte

Evite caminar descalzo en una piscina, especialmente, si tiene verrugas en las plantas de los pies.

En situación de contagio

Póngase un pañuelo delante de la boca cuando tosa o estornude. Si es posible, utilice pañuelos de papel y tírelos al cubo de la basura. De forma eventual, póngase una mascarilla que le cubra la boca y la nariz. Respete un período de aislamiento durante el pico de contagio. No pruebe el plato de su bebé si tiene un catarro. Utilice preservativos para protegerse de las enfermedades de transmisión sexual.