¿Cómo usar el flujómetro?

El flujómetro para el asma es un aparato que ayuda a determinar los cambios en las vías respiratorias y a controlar mejor el asma.

Para usar un flujómetro adecuadamente, hay que seguir varios pasos.

  • Verifique que el aparato esté en cero o en el nivel base.
  • Póngase de pie (a menos que tenga una discapacidad física).
  • Inspire lo más profundo que pueda.
  • Coloque el medidor en la boca y apriete la boquilla con los labios.
  • Sople lo más fuerte y rápido que pueda (de uno a dos segundos).
  • No tosa, escupa ni deje que la lengua obstruya la boquilla.
  • Anote el valor obtenido.
  • Repita el proceso dos veces más y anote el valor más alto de los tres en su registro.




Su médico tal vez le pida que registre el flujo máximo antes y después de usar el inhalador. Si la medicina le está haciendo efecto, deberá ver una mejoría en la lectura del flujo máximo.

Se aconseja llevar una tabla con las lecturas del flujo máximo, anotando cada día en una columna para poder ver cómo están los síntomas del asma. Con frecuencia, con el aparato vienen gráficos para trazar las lecturas de flujo máximo y se pueden fotocopiar para usarlos con regularidad.

Los medidores de flujo máximo requieren ciertos cuidados; por lo tanto, hay que seguir las instrucciones para su limpieza que vienen con el equipo. Esto contribuye a garantizar su precisión.