¿Qué es la amnesia?

La amnesia es la incapacidad parcial o total de recordar experiencias recientes o remotas.

Causas de la amnesia

Las causas de la amnesia sólo se conocen en parte. Un traumatismo cerebral puede producir una pérdida de memoria de sucesos ocurridos inmediatamente antes de la lesión (amnesia retrógrada) o inmediatamente después (amnesia postraumática). De acuerdo con la gravedad de la lesión, la mayoría de los casos de amnesia tienen una duración de algunos minutos u horas, y desaparece sin tratamiento. Pero en los traumatismos cerebrales graves la amnesia puede ser permanente.

El aprendizaje requiere memoria. Las memorias adquiridas durante la infancia se conservan con más intensidad que las adquiridas durante la edad adulta, quizás porque un cerebro joven posee una facultad especial para el aprendizaje. Los mecanismos del cerebro para recibir información y evocarla a partir de la memoria están localizados principalmente en los lóbulos occipitales, parietales y temporales. Las emociones que se originan a partir del sistema límbico del cerebro pueden influenciar el almacenamiento y recuerdo de la memoria.

El sistema límbico está conectado estrechamente con las áreas responsables de los estados mentales de agudeza y del conocimiento. Dado que la memoria implica muchas funciones entrelazadas, una pérdida de la misma puede producirse como consecuencia de casi cualquier lesión cerebral.




La amnesia global transitoria consiste en una crisis súbita de pérdida de memoria grave y confusión de tiempo, lugar y personas. Muchas personas con amnesia global transitoria tan sólo tienen una crisis durante su vida, mientras que otras pueden sufrir crisis recidivantes. Los ataques pueden durar desde sólo 30 minutos hasta unas 12 horas. Probablemente la causa se deba a que las pequeñas arterias del cerebro resultan obstruidas de forma intermitente debido a la aterosclerosis. En las personas jóvenes, los dolores de cabeza por una crisis de migraña, que transitoriamente puede reducir el flujo de sangre al cerebro, también pueden dar lugar a este trastorno. El consumo excesivo de bebidas alcohólicas o de tranquilizantes, como los barbitúricos y las benzodiazepinas, puede también causar una crisis de corta duración. La amnesia puede producir una desorientación total y bloquear el recuerdo de los sucesos que tuvieron lugar tan sólo algunos años antes. Después de una crisis, la confusión a menudo cede con rapidez y lo habitual es que haya una recuperación total.

Amnesia Inusual

Una forma de amnesia inusual conocida como síndrome de Wernicke-Korsakoff puede afectar a los alcohólicos y a otras personas con desnutrición. El síndrome consiste en la coexistencia de dos trastornos: un estado confusional agudo (un tipo de encefalopatía) y una amnesia de más larga duración. Ambos trastornos pueden producirse como consecuencia de una disfunción cerebral causada por el déficit de tiamina (vitamina B1). Cuando se produce una ingesta excesiva de alcohol y no se consumen alimentos que contengan tiamina, disminuye el aporte de esta vitamina al cerebro. Por otra parte, la ingestión de gran cantidad de líquidos (o si se han recibido por vía intravenosa a raíz de una cirugía) puede también provocar la encefalopatía de Wernicke en una persona que anteriormente tenía una desnutrición acusada.

Las personas con encefalopatía aguda de Wernicke tienden a tartamudear, presentan problemas en los ojos (como parálisis de los movimientos oculares, visión doble o nistagmo), confusión y somnolencia. La pérdida de memoria es muy grave. Estas alteraciones se corrigen generalmente administrando tiamina por vía intravenosa. Si no se trata, la encefalopatía aguda de Wernicke puede ser mortal. Por esta razón, es habitual que el tratamiento con tiamina se inicie de inmediato si un alcohólico manifiesta síntomas neurológicos inusuales o un estado de confusión.

Amnesia  de Korsakoff

La amnesia de Korsakoff acompaña a la encefalopatía aguda de Wernicke y puede ser permanente si aparece como consecuencia de ataques repetidos de encefalopatía o bien de la abstinencia alcohólica. La pérdida grave de memoria se acompaña, en ocasiones, de agitación y delirio. En la amnesia crónica de Korsakoff se conserva la memoria inmediata, pero se pierde la memoria para hechos recientes o relativamente distantes. Sin embargo, a veces se conserva la memoria de los hechos remotos. Las personas con amnesia crónica de Korsakoff pueden ser capaces de relacionarse socialmente y de mantener una conversación, aunque sean incapaces de recordar nada de lo sucedido en los días precedentes, meses, años o, incluso, minutos antes. Confundidos por esta falta de memoria, tienden a inventar cosas en lugar de admitir que no las pueden recordar.

Aunque la amnesia de Korsakoff habitualmente se produce debido a un déficit de tiamina, puede también desarrollarse un patrón similar de amnesia después de un grave traumatismo craneal, un paro cardíaco o una encefalitis aguda. En los alcohólicos, la administración de tiamina corrige la encefalopatía de Wernicke, pero no siempre se consigue la desaparición de la amnesia de Korsakoff. En ocasiones, ambos trastornos pueden desaparecer por sí solos si se suspende la ingesta de alcohol y se instaura tratamiento de cualquier otro proceso que pueda contribuir a su desarrollo.