Qué es una Hepatoma  ?

Un hepatoma (carcinoma hepatocelular) es un cáncer que se origina en las células hepáticas.

Los hepatomas son el tipo más frecuente de cáncer originado en el hígado (cáncer hepático primario). En zonas de África y del sudeste asiático, los hepatomas son más frecuentes que el cáncer metastásico hepático y constituyen, además, una causa importante de muerte. En estas zonas, hay una elevada prevalencia de infecciones crónicas causadas por el virus de la hepatitis B, lo que aumenta el riesgo de hepatomas en más de 100 veces. La infección crónica de hepatitis C también aumenta el riesgo de hepatomas. Finalmente, ciertas sustancias que provocan el cáncer (carcinógenos) dan lugar a la aparición de hepatomas. En las regiones subtropicales, donde los hepatomas son frecuentes, los alimentos están a menudo contaminados con carcinógenos llamados alfatoxinas, sustancias que son producidas por ciertos tipos de hongos. En cambio, en América del Norte, Europa y otras zonas del mundo en donde los hepatomas son menos frecuentes, la mayor parte de las personas con este tipo de tumor son alcohólicos que llevan años padeciendo de cirrosis hepática.




Otras clases de cirrosis pueden también asociarse con los hepatomas, aunque el riesgo es menor en el caso de la cirrosis biliar primaria.

El carcinoma fibrolamelar es un hepatoma poco frecuente que, en general, afecta a los adultos relativamente jóvenes. La causa del mismo no se debe ni a una cirrosis preexistente, ni a la infección por los virus de la hepatitis B o C, u otros factores de riesgo conocidos.

Síntomas de la Hepatoma

Por lo general, los primeros síntomas de un hepatoma son los dolores abdominales, la pérdida de peso y una gran masa que se puede palpar en la parte derecha superior del abdomen. Por otra parte, la salud de una persona que ha tenido cirrosis durante mucho tiempo puede empeorar, de forma significativa e inesperada. Con frecuencia aparece fiebre. En algunas ocasiones, los primeros síntomas son dolor abdominal agudo y shock, ocasionados por la rotura o la hemorragia del tumor.