La pitiriasis rosada es una enfermedad leve que produce descamación, inflamación y una coloración rosada en la piel.

La pitiriasis rosada posiblemente esté causada por un agente infeccioso, a pesar de que hasta el momento no se ha identificado ninguno. Puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente en los adultos jóvenes. Por lo general aparece durante la primavera y el otoño.




Síntomas de la pitiriasis rosada

La pitiriasis rosada comienza como una zona de color rosado, rojo o ligeramente bronceado que los médicos llaman placa heráldica o placa madre. Esta zona redondeada u oval suele aparecer en el tronco. En un plazo de 5 a 10 días, aparecen muchas placas similares aunque de menor tamaño sobre otras partes del cuerpo. Estas placas secundarias son más frecuentes en el tronco, especialmente a lo largo de la columna y a ambos lados de la misma. La mayoría de las personas con psoriasis rosada apenas presenta síntomas y las erupciones no son particularmente pruriginosas. Sin embargo, en algunos casos se produce fatiga, cefalea y, ocasionalmente, un picor molesto.

Tratamiento de la pitiriasis rosada

Por lo general la erupción desaparece en 4 a 5 semanas sin tratamiento, a pesar de que a veces dura 2 meses o más. La luz solar puede eliminar la pitiriasis rosada más rápidamente y aliviar el picor. Una crema que contenga mentol puede disminuir los picores. En muy raras ocasiones se prescriben corticosteroides de uso oral si el picor es intenso.