La psitacosis (fiebre del loro) es una neumonía rara causada por Chlamydia psittaci, una bacteria que se encuentra principalmente en aves como loros, periquitos y tórtolas. También se puede encontrar en otras aves, como palomas, pichones, gallinas y pavos. Por lo general, las personas se infectan por la aspiración del polvo de las plumas o de las heces de las aves infectadas. También se puede transmitir el microorganismo a través de la picadura de un ave infectada y, en casos excepcionales, de una persona a otra a través de las pequeñas gotas que se expulsan con la tos. La psitacosis es principalmente una enfermedad ocupacional de las personas que trabajan con animales domésticos o en granjas avícolas.




Al cabo de una a tres semanas de haber sido infectada, la persona presenta fiebre, escalofríos, cansancio y pérdida de apetito. Comienza a tener accesos de tos, que al principio es seca y más tarde produce un esputo verdoso. La fiebre persiste durante 2 o 3 semanas y luego desaparece lentamente. La enfermedad puede ser leve o grave, dependiendo de la edad y de la extensión del tejido pulmonar afectado.

El método más fiable para confirmar el diagnóstico es el análisis de sangre.

Los criadores y dueños de aves pueden protegerse evitando el contacto con el polvo de las plumas y de las jaulas de los animales enfermos. Se exige que los importadores traten con tetraciclina a las aves propensas; el tratamiento de 45 días generalmente elimina el microorganismo.

La psitacosis se trata con tetraciclinas al menos durante 10 días. La recuperación puede llevar mucho tiempo, especialmente en los casos graves. El índice de mortalidad puede alcanzar el 30 por ciento en los casos graves no tratados.