La queratitis punteada superficial es una enfermedad en la que las células de la superficie de la córnea mueren.

La causa puede ser una infección vírica, una infección bacteriana, la sequedad de los ojos, la exposición a los rayos ultravioleta (luz solar, lámparas solares o arcos de soldadura), la irritación debida al uso prolongado de lentes de contacto o la irritación provocada por las gotas oftálmicas o bien una reacción alérgica a las mismas. Esta enfermedad puede ser también el efecto secundario de la administración de ciertos medicamentos, como la vidarabina.




Síntomas y tratamiento de la Queratitis punteada superficial

En general se siente dolor en los ojos, que se tornan llorosos, sensibles a la luz e inyectados de sangre, y la visión puede ser ligeramente borrosa. Cuando los rayos ultravioleta causan esta enfermedad, los síntomas generalmente no aparecen hasta al cabo de varias horas y duran uno o dos días. Cuando un virus provoca este proceso, el ganglio linfático que se encuentra delante de la oreja puede estar inflamado y doloroso.

Casi todas las personas que padecen esta enfermedad se recuperan por completo. Cuando la causa es un virus, no se necesita ningún tratamiento y la recuperación suele completarse en 3 semanas. Cuando la causa es una infección bacteriana, se recurre a los antibióticos y cuando es debida a la sequedad de los ojos, se aplica un tratamiento con pomadas y lágrimas artificiales (gotas oftálmicas preparadas con sustancias que estimulan las lágrimas reales). Cuando la causa es la exposición a los rayos ultravioleta o una irritación debida a las lentes de contacto, las pomadas con antibiótico, las gotas que dilatan la pupila y un parche en el ojo pueden ofrecer gran alivio. Finalmente, cuando la causa es una reacción ante un medicamento debe suspenderse su administración.