La taquicardia ventricular es un ritmo ventricular de por lo menos 120 latidos por minuto.

La taquicardia ventricular sostenida (taquicardia ventricular que dura por lo menos 30 segundos) se produce en varias enfermedades cardíacas que causan lesiones graves a los ventrículos. Lo más frecuente es que se manifieste varias semanas o meses después de un infarto.




Síntomas y diagnóstico

La taquicardia ventricular casi siempre se acompaña de palpitaciones. La taquicardia ventricular sostenida puede ser peligrosa y suele requerir un tratamiento de emergencia, debido a que los ventrículos no pueden llenarse adecuadamente ni ejercer su función de bombeo. La presión arterial tiende a descender y se produce una insuficiencia cardíaca. Así mismo, existe el riesgo de que la taquicardia ventricular se agrave y se transforme en fibrilación ventricular (una forma de paro cardíaco). Aunque la taquicardia ventricular puede producir pocos síntomas, incluso a frecuencias de hasta 200 latidos por minuto, es extremadamente peligrosa.

El diagnóstico de taquicardia ventricular se efectúa mediante un electrocardiograma (ECG).

Tratamiento

Debe tratarse cualquier episodio de taquicardia ventricular que produzca síntomas y aquellos que duran más de 30 segundos, incluso si son asintomáticos. Cuando los episodios provocan un descenso de la presión arterial por debajo de los valores normales, es necesario realizar una cardioversión. Para suprimir la taquicardia ventricular se administra lidocaína o un fármaco similar por vía endovenosa. Si los episodios de taquicardia ventricular persisten, se efectúa un estudio electrofisiológico y se prueban otros fármacos. Los resultados del estudio permiten decidir cuál es el fármaco más eficaz para prevenir las recurrencias. La taquicardia ventricular sostenida es provocada por una pequeña zona anómala en los ventrículos, que a veces puede ser extirpada quirúrgicamente. En algunas de las personas que sufren una taquicardia ventricular que no responde al tratamiento farmacológico, puede implantarse un dispositivo llamado desfibrilador automático para cardioversión.