La trombosis del seno cavernoso es la obstrucción de una vena grande que se encuentra en la base del cerebro (el seno cavernoso), generalmente causada por la diseminación de bacterias a partir de la infección de un seno paranasal o de una infección alrededor de la nariz.

Una infección puede extenderse desde un seno paranasal o el área de la piel que rodea la nariz o los ojos hasta el cerebro, tanto de forma directa como a través de las venas. Esta infección provoca la protrusión de los ojos, fuertes dolores de cabeza, coma, ataques epilépticos y otras anormalidades del sistema nervioso, además de mucha fiebre.

La trombosis del seno cavernoso es la obstrucción de una vena grande que se encuentra en la base del cerebro (el seno cavernoso), generalmente causada por la diseminación de bacterias a partir de la infección de un seno paranasal o de una infección alrededor de la nariz.




Una infección puede extenderse desde un seno paranasal o el área de la piel que rodea la nariz o los ojos hasta el cerebro, tanto de forma directa como a través de las venas. Esta infección provoca la protrusión de los ojos, fuertes dolores de cabeza, coma, ataques epilépticos y otras anormalidades del sistema nervioso, además de mucha fiebre.

Afortunadamente, la trombosis del seno cavernoso es muy poco común. Alrededor del 30 por ciento de las personas que la padecen mueren, y muchas de las que sobreviven presentan serios trastornos mentales o trastornos neurológicos graves a pesar del tratamiento médico.

Diagnóstico y tratamiento Trombosis del seno cavernoso

Para diagnosticar una trombosis del seno cavernoso e identificar las bacterias que causan la infección, el médico toma muestras de sangre y de secreciones, mucosidad o pus, de la garganta y la nariz y las envía al laboratorio para su cultivo. Así mismo, se lleva a cabo una tomografía computadorizada (TC) de los senos paranasales, los ojos y el cerebro.

De inmediato se administran altas dosis de antibióticos intravenosos. Si el proceso no mejora tras 24 horas de tratamiento con antibióticos, el seno puede drenarse quirúrgicamente.

Afortunadamente, la trombosis del seno cavernoso es muy poco común. Alrededor del 30 por ciento de las personas que la padecen mueren, y muchas de las que sobreviven presentan serios trastornos mentales o trastornos neurológicos graves a pesar del tratamiento médico.

Diagnóstico y tratamiento Trombosis del seno cavernoso

Para diagnosticar una trombosis del seno cavernoso e identificar las bacterias que causan la infección, el médico toma muestras de sangre y de secreciones, mucosidad o pus, de la garganta y la nariz y las envía al laboratorio para su cultivo. Así mismo, se lleva a cabo una tomografía computadorizada (TC) de los senos paranasales, los ojos y el cerebro.

De inmediato se administran altas dosis de antibióticos intravenosos. Si el proceso no mejora tras 24 horas de tratamiento con antibióticos, el seno puede drenarse quirúrgicamente.