Qué es la halitosis?

La halitosis (mal aliento) es el olor desagradable del aliento.

Generalmente, el mal aliento es causado por ciertas comidas o sustancias que se han ingerido o inhalado, por una enfermedad dental o de las encías, o por la fermentación de partículas de alimento en la boca. El mal aliento puede ser un síntoma de ciertas enfermedades que afectan a todo el organismo, como una enfermedad del hígado, la diabetes mal controlada o una enfermedad de los pulmones o de la boca.




El mal aliento generalmente no se debe a problemas intestinales. Dado que el esfínter esofágico en la entrada del estómago (esfínter esofágico inferior) está cerrado permanentemente, excepto durante la deglución, no pueden subir los olores del estómago o de más abajo del sistema digestivo. Sin embargo, un tumor del esófago o del estómago puede causar la regurgitación de un líquido de sabor nauseabundo o de gas maloliente hacia la boca.

La halitosis psicógena es la creencia de que uno tiene mal aliento cuando de hecho no es así. Este problema puede ocurrir en personas que tienden a exagerar las sensaciones normales del cuerpo. A veces la halitosis psicógena es causada por un trastorno mental grave, como la esquizofrenia. Una persona con pensamientos obsesivos puede tener una sensación desbordante de sentirse sucia. Una persona paranoide puede tener el delirio de que sus órganos se están pudriendo. Ambas pueden creer que tienen mal aliento.

Tratamiento de la halitosis

Las causas orgánicas pueden ser corregidas o extirpadas. Por ejemplo, las personas pueden dejar de comer ajo o mejorar su higiene dental. Hay muchos colutorios (enjuagues) para la boca y aerosoles disponibles; uno de sus mejores ingredientes activos es la clorofila. Otro remedio es la ingesta de carbón activado, que absorbe los olores.

Algunas personas con halitosis psicógena pueden verse aliviadas si un médico les asegura que no tienen mal aliento. Si el problema continúa, estas personan se pueden tranquilizar acudiendo a un psicoterapeuta.

Muchas personas padecen de halitosis o mal aliento o aliento desagradable de forma intermitente o persistente.

El mal aliento se origina en la boca en el 85-90% de los casos. La comida se queda entre los dientes, alrededor de las encías y en la lengua y al descomponerse puede causar el mal olor de su boca. Además, el alimento podrido contribuye a incrementar las bacterias en la boca, que pueden originar enfermedad en las encías y dientes, lo que a su vez produce mal aliento.

La boca seca (xerostomía) también puede causar mal aliento. Al producirse menos saliva, la boca es incapaz de limpiarse por sí misma y eliminar los restos de las partículas dejadas por los alimentos. La boca seca puede estar causada por algunos medicamentos, enfermedades de las glándulas salivales o simplemente por respirar de forma habitual por la boca.

También algunos alimentos (cebolla, ajo), el café, el alcohol y el tabaco afectan al aliento.




En menos ocasiones, el mal aliento puede ser una señal de otras enfermedades: estómago, bronquios, riñón o del hígado.

¿Qué puede hacer?

  • Lávese los dientes después de cada comida. Use pasta dental con flúor. Asegúrese de utilizar el cepillo entre los dientes y sobre las encías.
  • Cada vez que se lave los dientes use el cepillo para limpiar la superficie de la lengua.
  • Use seda dental por lo menos una vez al día para sacarse la comida de entre los dientes.
  • Coma fruta y vegetales todos los días. Coma menos carnes.
  • Evite las comidas que puedan causar mal aliento: cebollas, ajos, embutido.
  • Las bebidas con alcohol y el café producen mal aliento.
  • Deje de fumar. Cualquier tipo de tabaco causa halitosis.
  • Si tiene la boca seca beba agua, chupe caramelos de menta sin azúcar o mastique chicle sin azúcar.
  • Los enjuagues no producen un efecto duradero sobre el mal aliento. Si usa alguno, manténgalo dentro de la boca más de 30 segundos antes de escupirlo.
  • Si utiliza dentadura postiza, quítesela durante la noche y cepíllela. Manténgala en una solución desinfectante toda la noche.
  • Visite al dentista al menos una vez al año para que limpie sus dientes.

¿Cuándo consultar a su médico de familia?

  • Si persiste el mal aliento después de realizar lo indicado, su médico valorará otras posibilidades.