Qué es un hematoma espinal?

Un hematoma espinal es consecuencia de una hemorragia alrededor de la médula espinal que la comprime.

Un hematoma puede ser consecuencia de una lesión en la espalda, de un vaso sanguíneo anormal (malformación arteriovenosa) o de la toma de anticoagulantes por tener tendencia a sangrar.




Síntomas del hematoma espinal

El hematoma suele causar dolor de aparición súbita seguido de debilidad y pérdida sensitiva por debajo del área medular afectada. Estos trastornos pueden evolucionar hacia una parálisis total en minutos u horas, aunque en algunas personas pueden desaparecer espontáneamente. En ocasiones, la sangre asciende hacia el cerebro, lo que produce alteraciones aún más graves; cuando ello sucede, es posible que se produzca el coma e incluso la muerte si el hematoma alcanza la parte superior de la médula espinal e interfiere con la función respiratoria.

Diagnóstico y tratamiento del hematoma espinal

El médico puede establecer un diagnóstico aproximado (de presunción) en función de los síntomas y generalmente lo confirma con una resonancia magnética (RM), aunque a veces utiliza una tomografía computadorizada (TC) o la mielografía. La extracción inmediata de la sangre acumulada puede evitar una lesión permanente de la médula espinal. La malformación arteriovenosa puede a veces corregirse con el empleo de técnicas microquirúrgicas. En las personas que toman anticoagulantes o que tienen tendencia a las hemorragias, se administran fármacos para suprimir o reducir dicha tendencia.