De acuerdo a la Asociación Americana de Diabetes los principales problemas de la piel que pueden aparecer en un paciente diabético son:

Infecciones bacterianas: La aparición de orzuelos, que son infecciones de las glándulas del párpado, es muy común. Otro tipo de infección son los forúnculos o las infecciones de los folículos pilosos. El carbunco es una infección profunda de la piel y el tejido subyacente. También se pueden producir infecciones alrededor de las uñas.

Infecciones micóticas: El responsable de este tipo de infecciones en diabéticos es la candida albicans , hongo que produce salpullidos con prurito en zonas húmedas y rojas rodeado de diminutas ampollas y escamas. Estas infecciones con frecuencia se presentan debajo de las mamas, alrededor de las uñas, entre los dedos de las manos y de los pies, en las comisuras de la boca, debajo del prepucio (en hombres no circuncidados) y en las axilas y la ingle.

Otras infecciones micóticas son la tiña inguinal, el pie de atleta, la tiña o culebrilla y la infección vaginal que produce picor. Necesitará un medicamento de prescripción para atender las infecciones.




Picazón: Comúnmente, la diabetes produce un picor localizado, que lo puede provocar una infección por levadura, la sequedad en la piel o la mala circulación. Cuando la causa del picor es la mala circulación, posiblemente las zonas que presentan mayor picazón sean las partes inferiores de las piernas.

Dermopatía diabética: La diabetes puede causar cambios en los vasos sanguíneos pequeños, los cuales producen dermopatía diabética, y se caracterizan por manchas circulares escamosas de color marrón claro en el frente de ambas piernas. La dermopatía es inocua y no requiere tratamiento.

Necrobiosis lipoídica diabética: Es un problema similar a la dermopatía diabética, pero la diferencia radica en que las manchas son más grandes y más profundas. A menudo aparecen como una zona en relieve de color rojo apagado y en ocasiones causan picazón y dolor, o bien las manchas se resquebrajan y abren. Requiere tratamiento médico.

Reacciones alérgicas: Pueden producirse en respuesta a medicamentos, como por ejemplo la insulina o los medicamentos para la diabetes, Debe visitar a su médico si sospecha que tiene una reacción alérgica causada por medicamento.

Ampollas diabéticas: Pueden aparecer en el dorso de los dedos de las manos y de los pies, y en algunas ocasiones, en las piernas o los antebrazos. Estas llagas se parecen a las ampollas producidas por quemaduras, son grandes pero no causan dolor y no presentan enrojecimiento alrededor de ellas. Se curan solas, habitualmente sin dejar cicatrices, en un lapso de tres semanas. El único tratamiento posible es mantener bajo control los niveles de azúcar en la sangre

Xantomatosis eruptiva: Cuando la diabetes está fuera de control, la xantomatosis se manifiesta como pápulas firmes, amarillentas, con forma frijol que producen comezón. Esta afección se localiza con frecuencia en el dorso de las manos y pies, y en las caras externas de los brazos, piernas y nalgas. Al igual que las ampollas diabéticas, esos bultos desaparecen cuando se recupera el control sobre la diabetes.

Esclerosis digital: En ocasiones, los diabéticos presentan la piel del dorso de las manos, los dedos de los pies y la frente gruesa, tensa y amarillenta. Además, las articulaciones en dedos de las manos, rodillas, tobillos o codos se ponen rígidas. El tratamiento para esta afección es tener bajo control los niveles de azúcar en la sangre.

Granuloma anular diseminado: Las personas con esta afección presentan zonas rojizas o marrones bien definidas con forma de anillo en relieve sobre la piel, como dedos de las manos, orejas o en el tronco del cuerpo. Se puede tratar con medicamentos.




Acantosis nigricans: Es una afección en la que aparecen zonas en relieve de color marrón o habano sobre los costados del cuello, las axilas, y la ingle. En algunas ocasiones, también se presentan  sobre las manos, los codos y las rodillas. Habitualmente se manifiesta en personas con sobrepeso y el mejor tratamiento es disminuir el peso corporal.