En el tratamiento del asma y otras enfermedades pulmonares obstructivas crónicas se emplean los dispositivos de inhalación, eficaces dispositivos para la entrega directa del medicamento (antiinflamatorio o broncodilatador) hacia los pulmones.

El tipo de dispositivo de inhalación varia dependiendo de la historia médica del paciente, preferencia, severidad y frecuencia de los síntomas. Los tipos más comunes de dispositivos de inhalación son:




Inhalador de dosis controlada:

Es el tipo más común de inhalador y su mecanismo de uso es sujetarlo en frente de la boca o introducirlo en ésta a medida que el medicamento se libera en ráfagas. Es importante consultar al médico para obtener instrucciones específicas sobre cómo utilizar correctamente este inhalador.

Nebulizador

 Es un tipo de inhalador que pulveriza de forma fina una mezcla líquida del medicamento; esto se realiza a través de una mascarilla, utilizando oxígeno o aire bajo presión, o una máquina ultrasónica. En el nebulizador la boca se conecta a la máquina mediante un tubo de plástico para entregar el medicamento al paciente. A menudo se utilizan en personas que no pueden emplear un inhalador de dosis controlada, como bebés, niños de corta edad y personas con asma severa. Se aconseja consultar al médico para obtener instrucciones específicas sobre el uso del nebulizador.

Polvos secos o inhalador rotatorio. 

El inhalador de polvo seco activado por la respiración puede ser utilizado por niños y adultos. Este tipo de inhalador no utiliza clorofluorocarbonos para propulsar el medicamento fuera del dispositivo. Pida al medico instrucciones de su uso.