La mejor zona para aplicarse la insulina

El lugar del cuerpo que se elige para inyectarse la insulina afecta su nivel de glucosa en la sangre.

La insulina penetra en la sangre a distintas velocidades según el sitio del cuerpo donde se inyecta, actuando con mayor rapidez si se aplica en el abdomen. Siendo más lenta la circulación en la sangre si se aplica desde los brazos y aún con mayor lentitud si es través de los muslos y las nalgas.

Es recomendable inyectarse la insulina en diferentes áreas de una misma región corporal (por ejemplo en el abdomen) ya que ofrece mejores resultados, debido a que llega a la sangre con una velocidad similar cada vez que se aplica.

Además, cada inyección de insulina que se aplique a la hora de las comidas debe administrarse en la misma zona general diariamente. Por ejemplo, la que se pone antes del desayuno puede ser en el abdomen y la de antes de la comida en la pierna todos los días.

Si siempre se inyecta la insulina exactamente en el mismo lugar, es posible que se formen bultos duros o depósitos de adiposidad; ambos problemas son antiestéticos y hacen que la acción de la insulina sea menos confiable. Si no se está seguro del lugar donde debe inyectarse la insulina, consúltelo con su médico