¿Qué son los ancianos en riesgo?

Se llama así a la persona mayor que por su situación personal (enfermedades, problemas sociales o disminución en su capacidad funcional) tiene más posibilidades de perder su autonomía.

El anciano de riesgo es una persona «frágil» a la que una nueva enfermedad, una caída o un problema emocional pueden hacer que no pueda valerse por sí misma y precise los cuidados de otros.

El anciano en esta situación debe seguir un plan de cuidados adaptado a los riesgos de su edad, sus problemas de salud y su capacidad física y mental.




¿Qué puede hacer?

  • Evite la soledad y el aislamiento. Si es posible, conviva con sus familiares y déjese acompañar. Si se siente solo, pida ayuda.
  • Haga una dieta sana y variada. Realice 5 comidas al día. Consuma preferiblemente alimentos frescos (frutas y verduras), lácteos (queso, leche y yogures) y fibra (legumbres, cereales). No abuse de las carnes y las grasas.
  • No fume y no beba más de 1 o 2 vasos de vino al día (si su médico no se lo desaconseja).
  • Realice ejercicio físico de forma regular. Adáptelo a sus condiciones para evitar riesgos. Pasee todos los días si es posible.
  • Evite el exceso de peso.
  • Mantenga la actividad mental. Si se siente capaz, puede ser útil escribir, leer, hablar con personas cercanas, hacer cuentas, etc.
  • Diviértase e intente hacer lo que le guste, le entretenga y le mantenga en activo.
  • Siga unos hábitos higiénicos adecuados: dúchese o báñese regularmente, lávese los dientes y mantenga en buen estado su dentadura postiza. Lávese las manos e hidrate la piel.
  • Evite las caídas y convierta su hogar en un lugar seguro. Evite los suelos resbaladizos y retire las alfombras y objetos innecesarios. Camine con bastón si le da seguridad. Utilice calzado cómodo y con suela de goma. Ilumine bien su casa.
  • Revise su cuarto de baño, ponga barras en la bañera.
  • Si está en la cama y necesita ir al baño, no se ponga en pie demasiado rápido. Permanezca sentado unos minutos al borde de la cama y así evitará los mareos.
  • Revise la vista y la audición con la frecuencia que le indique su médico.
  • No tome medicamentos por su cuenta y tome sólo los recetados por su médico. Si tiene problemas o no sabe cómo se deben tomar, déjese ayudar por alguna persona cercana.
  • Consulte con el trabajador social del centro si necesita algún tipo de ayuda a domicilio. También le puede informar sobre la posibilidad de estancias en centros de día o un dispositivo de alarma en caso de urgencia.

¿Cuándo consultar a su médico de familia?

  • Para informarse de sus problemas de salud, los tratamientos, sus riesgos y cómo prevenirlos.
  • Si tiene dudas. Su médico de familia o su enfermera le informarán, también le indicarán cuándo debe ir a revisión.
  • Si empeora o nota algún síntoma nuevo.
  • Si sufre alguna caída en su hogar.