Cómo se detecta un ataque cerebral

Es crítico diagnosticar un ataque al cerebro mientras está ocurriendo, puesto que su tratamiento depende del tipo (isquémico o hemorrágico), la causa y – en algunos casos- de la ubicación de la lesión cerebral.

En la sala de emergencias, el médico o el equipo especializado en ataques cerebrales hará lo siguiente para obtener el diagnóstico correcto:

  • Preguntar sobre la historia clínica del paciente.
  • Hacerle un examen físico y neurológico.
  • Mandar a hacer pruebas de laboratorio (sanguíneas).
  • Hacerle una tomografía computarizada o una imagen por resonancia magnética del cerebro.
  • Estudiar los resultados de otras pruebas de diagnóstico que se necesiten.

Diagnóstico certero

Un médico puede usar pruebas de diagnóstico para examinar el aspecto y el funcionamiento del cerebro y el suministro de sangre en un paciente que ha sufrido un ataque cerebral. Hay dos categorías de pruebas :

Pruebas con imágenes

  • Tomografía computarizada (CT o CAT): Es una prueba clave para obtener una imagen del cerebro del paciente con síntomas de un ataque cerebral. Los resultados de la prueba CT proporciona información valiosa sobre la causa del ataque y sobre la ubicación y gravedad de las lesiones al cerebro.
  • Imagen por resonancia magnética (MRI): .Esta prueba también muestra la ubicación y gravedad de las lesiones al cerebro. Como la imagen que produce una MRI es más nítida y detallada que la de una CT, por lo que a menudo se usa para diagnosticar lesiones pequeñas y profundas en el cerebro.

Pruebas de flujo sanguíneo

  • Estas pruebas proporcionan informes detallados sobre las condiciones de las arterias de la cabeza y el cuello que suministran sangre al cerebro . Una prueba es el procedimiento llamado arteriografía, la cual consiste en inyectar sustancias especiales en la sangre y tomar una radiografía. Así se obtiene una imagen del flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos, lo que permite evaluar el tamaño y ubicación de los bloqueos.