El humo del tabaco afecta la salud infantil

El humo del tabaco ajeno (tabaquismo pasivo) es uno de los principales problemas que afecta la salud de los asmáticos, principalmente de los niños.

La exposición al humo del tabaco de forma pasiva en el hogar o el colegio, aumenta el riesgo del niño de desarrollar asma, y más grave aún, de que tenga que ser hospitalizado y falte al colegio como consecuencia de los ataques de asma.

Muchos niños están expuestos al humo del tabaco incluso antes de nacer. Estudios muestran que, aunque el feto no puede respirar el humo del tabaco, los recién nacidos de madres fumadoras tienen muchas más probabilidades de padecer función pulmonar reducida, respiración sibilante, asma, peso y tamaño reducido, así como enfermedades alérgicas.




Sin embargo, los riesgos para la salud que enfrenta un niño debido al humo del tabaco no terminan al nacer. La exposición al humo del tabaco está asociada al Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, debido a que los recién nacidos hijos de madres fumadoras, tienen menos fuerza para respirar y no reaccionan adecuadamente ante la falta de oxígeno.

Riesgo en la primera infancia

Durante los primeros años, los niños expuestos al humo del tabaco también corren más riesgos de padecer:

  • Tos
  • Respiración sibilante
  • Infecciones de oído
  • Bronquitis
  • Neumonía
  • Asma
  • Función pulmonar reducida

Desafortunadamente, los riesgos de la exposición al humo del tabaco pueden no acabar en la primera infancia. Se ha comprobado que los niños mayores y adolescentes, imitan los comportamientos de sus padres, incluido el hábito de fumar, ocasionando un gran riesgo para su salud por fumar a temprana edad.

La exposición al humo del tabaco puede causar diversos efectos muy graves y potencialmente nocivos de por vida en los niños. Si usted fuma, la mejor opción sería, por su propia salud, que lo dejara. Si no puede dejarlo, haga lo mejor para sus hijos y no les exponga nunca al humo del tabaco.

Hogar libre de humo

Para evitar que los hijos se expongan al humo del tabaco, los padres deben tomar medidas que reduzcan este riesgo en el hogar.

  • Evite fumar dentro de casa y no permita que otros lo hagan.
  • No fume delante de sus hijos, especialmente de los lactantes y menores de dos años, ya que son particularmente sensibles a los efectos del humo del tabaco.
  • No permita que otras personas que trabajen en su casa fumen dentro del hogar ni cerca de sus hijos.
  • Evite fumar en el interior del automóvil.