Qué es la enfermedad intestinal inflamatoria

La enfermedad intestinal inflamatoria es un término general que hace referencia a cualquier enfermedad caracterizada por inflamación, enrojecimiento, irritación e hinchazón del intestino. Dos de los trastornos más comunes con estas características son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

La enfermedad de Crohn produce úlceras en el intestino delgado y grueso, y la colitis ulcerosa suele ocasionar úlceras en la parte inferior del intestino grueso. Los síntomas de estos trastornos tienden a producirse de manera intermitente e incluyen diarrea, calambres y dolor abdominal, fiebre y pérdida de peso.




Pérdida de hueso asociada

Los pacientes con estos trastornos tienen un riesgo elevado de pérdida ósea y fracturas por osteoporosis debido a una variedad de factores, entre ellos, ingesta alimenticia y estado nutricional deficientes; mala absorción de nutrientes (como calcio, vitamina D, proteínas y calorías) por parte del intestino afectado; cirugía para remover partes del intestino; tratamiento con glucocorticoides para reducir la inflamación; modificaciones hormonales inducidas por la enfermedad gastrointestinal; y liberación de compuestos denominados citoquinas como parte del proceso inflamatorio que aumentan la pérdida de calcio de los huesos.

Por ello, si se padecen estas enfermedades es importante incluir medidas de prevención de osteoporosis en la estrategia general sobre el cuidado y tratamiento de los pacientes con estos trastornos, que garanticen una ingesta adecuada de calcio y vitamina D, sea mediante dieta o suplementos. Otras medidas para prevenir la pérdida ósea incluyen evitar la ingesta excesiva de alcohol y el tabaco, así como realizar periódicamente ejercicios con peso.

Además, el médico puede prescribir medicamentos para tratar la osteoporosis de ciertos pacientes, como por ejemplo, personas mayores que llevan tratamientos a largo plazo con glucocorticoides o aquellos con fracturas por fragilidad previas