Los expertos señalan que los medidores caseros para el automonitoreo de la glucosa por lo general son exactos y precisos, sin embargo, en la mayoría de los casos, son los pacientes que realizan las mediciones de glucosa en sangre quienes cometen errores con el medidor.

Para obtener buenos resultados, debe realizar cada paso correctamente. Algunos de los problemas más comunes que pueden hacer que el medidor realice una lectura incorrecta son:

  • Que el medidor esté sucio.
  • Que el medidor o tira reactiva no se encuentren a temperatura ambiente.
  • Que las tiras reactivas estén vencidas.
  • Que el medidor esté sin calibrar, es decir, que no se programó para ajustarse a las tiras reactivas en uso.
  • Verter en el medidor una gota de sangre muy pequeña.

Finalmente, se aconseja consultar con su médico sobre el uso adecuado del medidor de glucosa