Evite una urgencia médica

Un niño asmático bajo un adecuado control médico, rara vez estará expuesto a una crisis que ponga en peligro su salud. Sin embargo, nunca está de más estar preparado en caso de que llegara a presentarse una urgencia médica por asma.

Algunos pasos a seguir son:

  • Siga el plan de control del asma de su hijo: Este plan debe considerar el tratamiento diario de su pequeño, indicar de qué síntomas tiene que estar pendiente y facilitarle instrucciones paso a paso sobre qué hacer en caso de que su niño presente una crisis.
  • Ayude a su hijo a evitar factores desencadenantes : El pediatra de su hijo debe ayudarle a identificar los factores desencadenantes que pueden provoca a su pequeño una crisis asmática. Éstos pueden incluir los animales, los ácaros del polvo, el moho, el humo del tabaco, el aire frío, el ejercicio físico y las infecciones.
  • Asegúrese de que su hijo toma el medicamento “de control”: El tratamiento médico debe tomarse de acuerdo con las indicaciones del pediatra, de lo contrario puede hacer que los pulmones se inflamen más y provocar la disminución de la función pulmonar. Además hace a su hijo proclive a tener crisis asmáticas más frecuentes y más graves.
  • Asegúrese de que su hijo lleve siempre medicamento “de rescate”:Muchos niños tienen que ir a Urgencias de un hospital solamente porque no llevaban el medicamento “de rescate”. Procure que su hijo siempre cargue con su inhalador.
  • Implique a su hijo en el plan de control del asma: Si su menor ya superó los primeros años, explíquele en qué consiste el plan de control del asma y la importancia de seguirlo al pie de la letra. Algunos niños con asma, y sobre todo los adolescentes, se resisten a tomarse el medicamento “de control” y, sólo confían en el medicamento “de rescate” para tratarse cuando creen que lo necesitan. Esto no es una buena idea y aumenta las probabilidades de que su hijo necesite atención médica urgente.