Cómo identificar el dolor

Sólo usted sabe cuánto dolor siente. No sólo es más fácil tratar el dolor cuando apenas empieza sino que este puede ser una señal precoz de los efectos secundarios del cáncer o de su tratamiento. Juntos, usted, la enfermera y el médico, pueden conversar sobre cómo tratar su dolor.

Pregúnte a su médico sobre su molestia y entérese por qué viene el dolor, a qué se debe y cómo puede enfrentar esos síntomas y curarlos   .

He aquí algunas sugerencias para ayudarle a describir el dolor al médico:

  • Use números para describir su dolor. Trate de explicarle al médico cuán intenso es el dolor que siente, a través del empleo de una escala del 0 al 10. Por ejemplo, si no tiene dolor es 0, y el dolor más intenso es 10.
  • Señale los sitios exactos donde le duele, bien sea en su cuerpo o en un dibujo. Indique si el dolor se queda en un solo sitio o se mueve lejos de ese punto.
  • Describa cómo se siente el dolor. ¿Es agudo, sordo, pulsante, constante?
  • Explique cuándo siente dolor. Diga cuándo comienza, cuánto dura, si se mejora o empeora en determinados momentos del día o de la noche. Y si se mejora o empeora con cualquier cosa que haga.
  • Describa cómo el dolor afecta su vida cotidiana. ¿Le impide trabajar? ¿Llevar a cabo sus tareas domésticas? ¿Ver a sus amigos y familiares? ¿Salir y divertirse?
  • Haga una lista de todos los medicamentos que está tomando. Si está tomando algo para aliviar el dolor, ¿Cuánto le ayuda?
  • Hable de cualquier efecto secundario que le produce el medicamento para controlar el dolor, como estreñimiento, u otros cambios en los hábitos del intestino, o si se siente aturdido. Muchos de estos problemas se pueden solucionar.
  • Diga cuáles son sus metas para el alivio del dolor. ¿No desea tener ningún dolor (lo cual a menudo puede ser difícil de lograr), o su meta es sentirse suficientemente bien para realizar actividades específicas?