El asma de cada niño es distinta. Algunos pequeños tosen sólo por las noches, mientras que otros pueden tener una crisis cada vez que se acatarran o que hacen ejercicio al aire libre.

Conozca bien las características del asma de su hijo y fíjese en lo que le ocurre antes de que presente una crisis para poder detectar los primeros signos de alarma. Estos signos no implican que el menor vaya a presentar una crisis, pero pueden ayudarle a planificar las cosas de manera anticipada.




El medidor de flujo espiratorio máximo es in instrumento de gran utilidad para determinar si se está preparando una crisis. El pediatra de su pequeño le indicará cuál es el intervalo de normalidad para que pueda saber cuándo la capacidad respiratoria de su hijo no alcanza el mínimo aceptable.

Los primeros signos de alarma también pueden incluir:

  • Tos, aunque su hijo no esté acatarrado
  • Opresión de pecho
  • Carraspeo
  • Respiración rápida o irregular
  • Incapacidad para quedarse quieto de pie o sentado
  • Fatiga inusual
  • Sueño inquieto

No dude en llamar a su pediatra ante el primer signo de una crisis asmática o si hay algún síntoma que le preocupa.