Utilizo colirio para tratar las cataratas

Si las cataratas evolucionan de tal manera que siente molestias de manera habitual, su oftalmólogo valorará su situación médica y la necesidad de recurrir a una operación.

¿En qué consiste la operación de cataratas?

La operación de cataratas consiste en retirar el cristalino (lente natural del ojo) opacificado y sustituirlo por un implante (o cristalino artificial).




¿Qué es un implante ocular?

El implante (también denominado lente intraocular) está diseñado de tal manera que se aloja de manera natural en el ojo, sustituyendo el cristalino afectado, para mejorar/corregir la visión. El implante está fabricado con materiales bien tolerados (Plexiglas, silicona, acrílico o hidrogel). Permanece definitivamente en el ojo sin necesidad de cura específica.

¿Cómo se selecciona el implante ocular?

Es necesario definir la potencia de la lente que se colocará en el ojo para sustituir el cristalino. Ésta debe adaptarse a cada paciente y, de manera más precisa, a la longitud del ojo operado. El cálculo se efectúa varios días antes de la intervención.

¿Cómo se desarrolla la operación?

La operación se desarrolla normalmente bajo anestesia local. Usted permanece estirado y el cirujano practica, con microscopio, una pequeña incisión (en torno a 3 mm o menos) para dejar pasar una sonda de ultrasonido. Esta sonda fragmenta el centro (núcleo) del cristalino. A continuación sólo falta aspirarlo. Por norma general, el envoltorio del cristalino (o cápsula) se conserva y se inserta el implante.

¿Esta intervención implica algún riesgo?

Si bien se practica con normalidad y se producen resultados excelentes, la operación de cataratas no escapa a la norma general según la cual no hay cirugía que no entrañe riesgos. Por lo tanto, su oftalmólogo no le puede garantizar formalmente el éxito de la intervención. Las complicaciones graves de la operación de cataratas son, por otra parte, muy inusuales. Antes de la intervención, su oftalmólogo le facilitará una hoja de información y le pedirá que la firme. No dude en preguntarle cualquier detalle sobre el desarrollo de la intervención y en comunicarle sus posibles temores.

¿Cuánto tiempo debo permanecer hospitalizado(a)?

La operación dura unos 20 minutos y se realiza la mayoría de veces bajo anestesia local. Si su estado de salud lo permite, es posible volver a casa el mismo día de la operación o al día siguiente. En el primer caso, deberá estar acompañado y no quedarse solo en casa la primera noche.

¿Tendré que seguir llevando gafas?

La colocación del implante le ahorrará el uso de cristales correctores gruesos e incluso, en ciertos casos, podrá prescindir de las gafas. Ello dependerá del tipo de implante seleccionado. En el caso de las lentes monofocales clásicas, podrá escoger una visión sin gafas de cerca o de lejos. En cuanto a los implantes oculares multifocales, son implantes flexibles que permiten a menudo (en el 80% de los casos) recuperar una visión útil de lejos o de cerca (6/10). En caso de enfermedad ocular asociada (glaucoma evolucionado, enfermedad retiniana o corneal, o  astigmatismo severo), estos implantes quedan prohibidos.

¿Me operarán de los dos ojos al mismo tiempo?

No. Hay un período mínimo de un mes entre una intervención y la otra. Esto permite, concretamente, ver el resultado de la primera operación antes de afrontar la segunda.

¿Debo tomar precauciones específicas después de la operación?

A la salida le proporcionarán una receta con las precauciones y el tratamiento medicamentoso que deberá seguir (gotas oculares, uso de protección ocular durante la noche, etc). Deberá examinarse al día siguiente de la intervención y a los cinco días posteriores. El ojo operado no duele y la visión mejora rápidamente. Sin embargo, durante el tiempo necesario para recuperar una visión suficiente, se desaconseja la conducción de un automóvil o el uso de máquinas o instrumentos peligrosos.  Tenga cuidado con las infecciones. Proteja el ojo. Espere al menos 48 horas antes de utilizar champú y no se maquille durante los tres días siguientes a la operación. Durante unos días, evite forzar la vista y cansar los ojos.

Las complicaciones postoperatorias son inusuales. Atención: tras la intervención, si experimenta una reducción repentina de la vista, dolor o enrojecimiento del ojo, acuda rápidamente a la consulta.