Qué es una Intoxicación alimentaria por estafilococos?

La intoxicación alimentaria por estafilococos ocurre al ingerir alimentos contaminados por toxinas de ciertas variedades de estafilococos, que son bacterias muy comunes; como resultado se producen vómitos y diarrea.

El riesgo de un brote de infección es alto cuando las personas que manipulan alimentos tienen infecciones en la piel y contaminan la comida que se halla a temperatura ambiente, permitiendo así que las bacterias proliferen y produzcan sus toxinas. Los alimentos típicamente susceptibles de contaminación incluyen las natillas, la pastelería de crema, la leche, la carne en conserva y el pescado.




Síntomas y diagnóstico de la Intoxicación alimentaria por estafilococos

Los síntomas se inician generalmente de forma súbita con intensas náuseas y vómitos, alrededor de 2 a 8 horas después de ingerir los alimentos contaminados. Otros síntomas pueden incluir retortijones abdominales, diarrea y a veces dolor de cabeza y fiebre. La importante pérdida de líquidos y electrólitos puede causar debilidad y presión arterial baja (shock). La sintomatología generalmente dura menos de 12 horas y la recuperación suele ser completa. Ocasionalmente, la contaminación alimentaria resulta mortal, sobre todo en jóvenes, en personas de edad avanzada y en los debilitados por enfermedades crónicas.

Habitualmente los síntomas son suficientes para que el médico establezca el diagnóstico. En general, otras personas que consumen los mismos alimentos se ven afectadas de modo similar y el trastorno puede ser atribuido a una sola fuente de contaminación. Para confirmar el diagnóstico, el laboratorio debe identificar el estafilococo en el alimento sospechoso. El estudio al microscopio de las muestras de vómito también puede evidenciar la presencia estafilococos.

Prevención y tratamiento de la Intoxicación alimentaria por estafilococos

Una cuidadosa preparación de los alimentos puede prevenir la contaminación alimentaria por estafilococos. Cualquiera que tenga una infección estafilocócica en la piel, como forúnculos o impétigo, no debe manipular alimentos para otros hasta que se encuentre libre de la infección.




El tratamiento generalmente consiste en beber líquidos adecuados. Cuando los síntomas son graves, el médico puede administrar inyecciones o prescribir supositorios para ayudar a controlar las náuseas. A veces, la pérdida de líquidos es tal que se tienen que reponer por vía intravenosa. La administración rápida de líquidos y electrólitos por vía intravenosa a menudo proporciona una gran mejoría.