¿Cuándo es el mejor momento para realizar una autoexploración?

Se debe realizar una autoexploración una vez al mes, cuatro días después del período. Las mamas son menos densas y más fáciles de examinar en ese momento.




Sus mamas están sujetas a influencias importantes (fluctuaciones hormonales, cambios de peso, etc.), y su consistencia puede variar considerablemente de un ciclo a otro o incluso de un día del ciclo a otro. No se alarme por estos cambios de consistencia, simplemente realice la exploración en otro momento durante el ciclo para asegurarse de que el cambio no es parte de una fluctuación natural. Si los cambios en sus mamas persisten, su médico deberá hacerle una exploración.

Tras la menopausia, no hay más influencia hormonal, por lo que cualquier cambio en la consistencia del tejido adquiere más importancia.

¿Qué debo detectar?

Al examinar sus mamas, deberá detectar cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama. Palpe para detectar cualquier asimetría entre ambas mamas o retracción del pezón. También deberá detectar si los pezones supuran. Palpe las axilas para detectar cualquier protuberancia pequeña o zonas engrosadas.

Si percibe cualquier cambio que le preocupe, asegúrese de que su médico le haga una exploración. No lo deje para más tarde.

Autoexploración: un ejemplo de examen

  1. Tumbada boca arriba, relajada, palpe su mama derecha con la mano izquierda en posición horizontal. Gírela por la parte baja de la palma, de cuarto a cuarto. La exploración debe empezar en la superficie, y después la palpación debe ser más profunda. Haga pequeños movimientos circulares sobre toda la superficie. Después, cambie de mano y de mama.
  2. Con los dedos curvados, palpe para detectar cualquier protuberancia (ganglios linfáticos) en el hueco de las axilas.
  3. De pie frente a un espejo con los brazos a los lados, examine la simetría de su pecho. Los pezones deben estar en la misma línea horizontal sin hoyuelos rojos o retracción alguna.
  4. Apriete los pezones con los dedos pulgar e índice. Deben permanecer flexibles bajo la presión de los dedos. Si encuentra la más mínima anomalía (una protuberancia, enrojecimiento, costra, eccema, drenaje de líquido claro), pida cita con su médico inmediatamente.
  5. Observe el contorno de sus mamas: al levantar los brazos, no deben presentar ninguna deformación. Compruebe si la piel es normal y no ha sufrido ningún cambio reciente.
  6. De nuevo frente al espejo, gírese hacia un lado e inclínese para comprobar que no hay cambios anormales en la forma de la mama.Algunos factores aumentan el riesgo de cáncer de mama:
    • El comienzo de la menstruación a una edad temprana.
    • Tener el primer hijo después de haber cumplido 30 años.
    • Una menopausia tardía.
    • Antecedentes familiares: si su madre, hermana, tía, o abuela tenían o tienen cáncer de mama.