La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

De acuerdo con cálculos de la Organización Mundial de la Saludos de la OMS, aproximadamente 1600 millones de personas mayores de 15 años tienen sobrepeso y 400 millones presentan obesidad.

Entre las principales causas de sobrepeso y obesidad están la modificación de la dieta, con una tendencia al aumento de la ingesta de alimentos altos en calorías, ricos en grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes, así como la tendencia a la disminución de la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de la sociedad.




La obesidad es un importante factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, el cual incrementa sustancialmente la posibilidad de sufrir un infarto del corazón.

Las personas obesas son propensas a:

  • Aumento de la presión arterial.
  • Incremento del los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.
  • Reducción de los niveles de colesterol HDL (el colesterol “bueno”).
  • Mayor susceptibilidad a presentar diabetes.

¿Cómo determinar la obesidad?

El índice de masa corporal (IMC) -el peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros (kg/m 2 )- es una indicación simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos.

La Organización Mundial de la Salud define el sobrepeso como un IMC igual o superior a 25, y la obesidad como un IMC igual o superior a 30. Estos umbrales sirven de referencia para las evaluaciones individuales.

  • La obesidad se define a partir de un IMC de 30 o más.
  • El sobrepeso de define con un IMC 25 hasta 30.
  • El IMC 18.5 a 24.9 se considera normal.
  • Un IMC por debajo de 18.5 se considera bajo de peso.

La medición del perímetro de la cintura es otra forma de determinar el peso y su riesgo cardiaco. Los hombres con más de 94 cm de cintura y las mujeres con más de 80 cm de cintura presentan mayor predisposición a enfermedades cardiovasculares y sus complicaciones. La práctica de actividad física de manera regular, una dieta balanceada y el control de factores de riesgo cardiovascular ayudarán a mantener saludable su corazón