¿Es común tener los ojos secos?

Sí. Es lo que se conoce como un “síndrome seco” y se manifiesta en un tercio de la población adulta y en dos tercios a partir de los 65 años. A menudo se trata de una simple molestia sin consecuencias.




¿Por qué tengo los ojos secos?

La sequedad ocular puede estar provocada por una enfermedad de la calidad de las lágrimas debido a una blefaritis. También puede estar asociada a un factor ambiental (aire acondicionado, viento, contaminación, pantalla del ordenador, humo del tabaco, etc.). Asimismo, puede estar causada por un defecto de producción de lágrimas debido al envejecimiento o a una anomalía en su composición provocada por la ingesta de medicamentos, especialmente de aquellos destinados al sistema nervioso (antidepresivos, analgésicos, anticonvulsivos, etc.). Hay otras enfermedades generales que, con menor frecuencia, repercuten en la secreción lagrimal.

Tengo sensación de ojo seco. ¿Significa necesariamente que no produzco suficientes lágrimas?

No. Es posible que la sensación “experimentada” de ojo seco sea puramente subjetiva y que la secreción lagrimal sea normal. Esto ocurre, por ejemplo, cuando los ojos están fatigados o expuestos a productos irritantes. No todos los ojos que se noten secos son necesariamente objeto de una sequedad ocular real.

¿Se puede evaluar la secreción lagrimal y un posible problema de sequedad?

Sí. Hay pruebas indoloras realizadas por el oftalmólogo para medir la secreción lagrimal. La prueba de Schirmer consiste en colocar una tira de papel seco en una esquina del ojo y medir la longitud del papel humedecido en dos minutos.

¿Qué puede provocar una sequedad ocular?

Una desecación importante de las lágrimas puede causar irritación de la córnea (parte expuesta del ojo) y un aumento del riesgo de infecciones oculares.

En caso de sequedad ocular, ¿qué tratamientos hay disponibles?

El tratamiento es difícil. Existen pocos medicamentos que influyan positivamente en la secreción lagrimal. No hay medios para regenerar una glándula lagrimal alterada. Hay que considerar la interrupción de la ingesta de medicamentos potencialmente responsables. Los tratamientos locales (lágrimas artificiales, pomadas adaptadas, etc.) siempre son útiles pero no todos los colirios se adaptan al tratamiento de los síndromes secos. Algunos síndromes secos pueden tratarse con antiinflamatorios. En determinadas circunstancias, los oftalmólogos pueden obturar las vías lagrimales para limitar la evacuación de lágrimas y permitir que permanezcan más tiempo en los ojos.

He oído hablar del síndrome de Gougerot-Sjögren. ¿Puede afectarme si tengo los ojos secos?

El síndrome de Gougerot-Sjögren es sólo una causa muy rara del síndrome seco. Se basa en la asociación de un síndrome seco (que normalmente también afecta a la boca, la nariz, la piel o la vagina), de síntomas articulares, vasculares y cutáneos, y de anomalías específicas que se observan en un análisis de sangre. En la inmensa mayoría de los casos, los pacientes que se quejan de un síndrome seco no tienen el síndrome de Gougerot-Sjögren.

Si sufre de manera persistente una sensación de ojo seco, consulte a su oftalmólogo para que determine el origen del síntoma.