El melanoma es un cáncer de la piel que requiere un tratamiento rápido para limitar que se propague a otros órganos.   




Me han diagnosticado un melanoma; ¿qué significa?

El melanoma es un tumor maligno que se desarrolla a partir de un determinado tipo de células cutáneas, llamadas “melanocitos”. A menudo el melanoma se desarrolla a partir de un lunar. Cuando esto sucede, el lunar adopta una forma irregular, se engrosa, aumenta de tamaño y cambia de color. No es posible detectar un melanoma mediante un análisis de sangre. Los melanomas se presentan con mayor frecuencia en la piel y pueden desarrollarse rápidamente.

¿Cómo se podría desarrollar mi melanoma?

Existen diferentes etapas del melanoma. El tratamiento precoz permite la recuperación total. Cuando un melanoma no se trata, existe un mayor riesgo de que el cáncer se propague a otros órganos. Por lo tanto, un diagnóstico precoz y la extirpación quirúrgica es importante para evitar que las células cancerosas se propaguen a los ganglios linfáticos vecinos (los ganglios linfáticos inguinales situados cerca de la ingle, los axilares situados en los brazos, o los cervicales y supracervicales situados en el cuello), y posteriormente a otras partes del cuerpo, como el cerebro, el hígado, los pulmones, los huesos, etc.)

¿Cómo se tratará mi melanoma?

La cirugía sigue siendo el único tratamiento del melanoma. La lesión debe ser extirpada por completo. La radioterapia y la quimioterapia no se utilizan en esta etapa de melanoma localizado. A veces, tras la cirugía, se puede recomendar el tratamiento con interferón, aunque muchos pacientes no toleran este tipo de tratamiento. Su médico le explicará los posibles efectos secundarios (cansancio o síntomas parecidos a los de la gripe) si se recomienda este tratamiento.

Necesito operarme el melanoma. ¿Cómo se realizará la operación?

Para hacer el diagnóstico, es probable que inicialmente le sometan a un procedimiento quirúrgico  mínimamente invasivo llamado biopsia, que consiste en la extirpación del tumor total o parcial. Si el resultado de la biopsia da positiva al melanoma, será sometido a una segunda intervención, llamada excisión amplia, para extirpar la piel que rodea el tumor, a fin de extirpar todas las células cancerosas y reducir el riesgo de recidiva. Es posible que se extirpen los ganglios linfáticos en la zona que pudiera haber sido infectada. Después, se suturará la herida, se aplicará un apósito para permitir una mejor cicatrización y, si es necesario, se aplicará un injerto de piel en la zona. La intervención dura normalmente menos de una hora y se suele realizar como procedimiento ambulatorio. Sin embargo, puede ser necesaria una hospitalización más prolongada, especialmente si se requiere anestesia general.

¿Qué ocurre después de la operación?

Tras la operación, es posible que la zona tratada duela. Quizá le prescriban analgésicos. El médico realizará un seguimiento de la incisión, a veces con ayuda de una enfermera, que le cambiará el apósito.




Será necesario un período de recuperación. Dependiendo de cuál sea la zona afectada por la operación, es posible que algunos movimientos le resulten difíciles. Quizá le recomienden fisioterapia.

¿Cómo controlarán mi melanoma?

Será necesario visitar a su médico cada tres o seis meses durante cinco años y posteriormente una vez al año. Es importante acudir a estas citas, con el fin de detectar los posibles signos de recidiva o incluso la aparición de un melanoma secundario. Entre estas citas, no debe dudar en consultar a su médico cualquier pregunta que pudiera tener o en caso de que note alguna anormalidad.

El melanoma maligno de piel es un cáncer grave si se diagnostica demasiado tarde. Pero si se extirpa prematuramente se puede curar con facilidad. No dude en consultar a su médico si observa una mancha extraña en la piel o un lunar que ha cambiado.