Sequedad bucal

La sequedad bucal es producida generalmente por la radioterapia que se dirige a la cabeza y el cuello. Diferentes medicamentos inducen también a la sequedad bucal, la cual afecta el habla, la sensación del gusto, la capacidad para tragar y el uso de prótesis dentales y frenillos. Así como también, aumenta el riesgo de caries dentales y enfermedad de las encías, dado que disminuye la cantidad de saliva producida para limpiar los dientes y las encías.




Algunas sugerencias para tratar la sequedad bucal son:

  • Beber abundante cantidad de líquidos.
  • Comer alimentos húmedos con agregado de salsas, salsas hechas con el jugo de la carne asada, mantequilla o margarina.
  • Chupar caramelos duros o goma de mascar.
  • Comer postres congelados (como uvas congeladas y bebidas heladas con sabor) o trozos de hielo.
  • Limpiar los dientes (incluidas las dentaduras postizas) y enjuagar la boca al menos cuatro veces por día (después de cada comida y antes de ir a la cama).
  • Mantener agua al alcance en todo momento para humedecer la boca.
  • Evitar líquidos y alimentos con contenido alto de azúcar.
  • Evitar enjuagues que contienen alcohol.
  • Beber néctar de fruta en lugar de jugo.
  • Emplear un popote para beber los líquidos.

Llagas e infecciones orales

Las llagas en la boca son consecuencia de la quimioterapia y la radioterapia, debido a que durante el tratamiento, las células normales en el interior de la boca pueden resultar dañadas .

Este tipo de lesiones pueden llegar a infectarse y sangrar, lo cual dificulta el consumo de alimentos. Entre las sugerencias para ayudar a tratar las llagas y las infecciones orales están:

  • Consumir alimentos blandos que se mastican y tragan fácilmente, tales como:
    • Frutas blandas, como plátanos, puré de manzana y sandía.
    • Néctares de durazno y pera .
    • Queso crema.
    • Puré de papas.
    • Macarrón y queso.
    • Natillas; budines.
    • Gelatina.
    • Batidos.
    • Huevos revueltos.
    • Avena u otros cereales cocidos.
  • Emplear una batidora para procesar verduras (como papas y zanahorias) y carnes, hasta que desaparezcan grumos.
  • Evitar alimentos ásperos, gruesos o secos, como verduras crudas, granolas, tostadas y galletas.
  • Evitar alimentos picantes, salados o ácidos, como vinagre, encurtidos y aceitunas.
  • Evitar frutas y jugos cítricos como la naranja, toronja y mandarina.
  • Cocinar los alimentos hasta que estén blandos y tiernos.
  • Cortar los alimentos en trozos pequeños.
  • Utilizar un popote para beber los líquidos.
  • Comer alimentos fríos o a temperatura ambiente. Los alimentos calientes pueden irritar la boca.
  • Limpiar los dientes (incluidas las dentaduras postizas) y enjuagar la boca al menos cuatro veces por día (después de cada comida y antes de ir a la cama).
  • Agregar salsas, caldos o jugos a los alimentos.
  • Consumir bebidas de alto contenido calórico y proteico además de las comidas.
  • Insensibilizar la boca con trozos de hielo.
  • Emplear un enjuague bucal con glutamina para reducir la cantidad de llagas bucales.