Descripción del cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal es un tipo de cáncer que se desarrolla en el colon o el recto. Se origina en el sistema digestivo o gastrointestinal, encargado de procesar los alimentos para generar energía y eliminar del cuerpo el material de desecho .

El colon tiene cuatro secciones y el cáncer se puede originar en cualquiera de las cuatro secciones o en el recto. La mayoría de estos cánceres comienzan como un pólipo, una masa de tejido que crece hacia el centro del colon o el recto, el cual de identificarse tempranamente puede extirparse y evitar que llegue a convertirse en cáncer.

Más del 95% de los tumores cancerosos del colon y el recto son adenocarcinomas; estos son tumores cancerosos de células que cubren la parte interna del colon y el recto.




Algunos investigadores han encontrado varios factores de riesgo que aumentan las probabilidades de una persona de desarrollar cáncer colorrectal.

  • Edad: las probabilidades aumentan a partir de los 50 años.
  • Haber tenido cáncer colorrectal, polipos y enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn).
  • Antecedentes familiares de cáncer colorrectal.
  • Determinados síndromes en la familia que involucre pólipos en colon y recto.
  • Antecedentes étnicos: los judíos de descendencia europea oriental tienen una tasa mayor de cáncer colorrectal.
  • Dieta alta en grasa de origen animal.
  • Falta de ejercicio.
  • Sobrepeso.
  • Fumar y beber alcohol.

Diagnóstico y tratamiento del cáncer colorrectal

La mayoría de la gente no tiene síntomas en las etapas iniciales del cáncer de colon; éstos se presentan en un estado más avanzado de la enfermedad. Entre los síntomas del cáncer colorrectal se incluyen:

  • Cambios en los hábitos de evacuación como diarrea, estreñimiento o reducción del diámetro de las heces fecales por varios días.
  • Sensación de tener que defecar que no desaparece después de hacerlo.
  • Sangrado del recto o presencia de sangre en las heces.
  • Retortijones o dolor de estómago constante.
  • Debilidad y cansancio.

El que una persona tenga estos síntomas no significa que padezca de cáncer; sin embargo, necesita hablar con su médico para estar seguro, además que en algunas personas no hay presencia de síntomas.

Si hay alguna razón para sospechar la presencia de cáncer del colon o del recto, el médico le hará preguntas sobre sus síntomas y factores de riesgo (mediante su historia médica) y realizará un examen físico. Posteriormente será necesario le sean realizadas más pruebas para determinar si realmente la enfermedad está presente, y, de resultar positivo, determinar qué tanto se ha propagado, así como elegir el mejor abordaje terapéutico para su control y erradicación.




Los tres tipos principales de tratamiento contra el cáncer colorrectal son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Actualmente se están empleando terapias dirigidas más recientes conocidas como anticuerpos monoclonales. Dependiendo de la etapa de su cáncer, se podrían usar dos o más tipos de tratamiento al mismo tiempo, o uno después del otro