La importancia del colesterol elevado es que es uno de los principales factores para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, como el infarto del corazón y la enfermedad vascular cerebral.

El colesterol es una sustancia grasa (lípido) presente en todas las células del organismo. El hígado elabora todo el colesterol que el organismo necesita para formar las membranas celulares y producir ciertas hormonas.Cuando comemos alimentos de origen animal, como carne, huevos y productos lácteos, introducimos colesterol adicional en el organismo.




Niveles bajo control

Los niveles de colesterol en sangre se expresan en miligramos por decilitro (mg/dl). En general, el nivel adecuado de colesterol total es inferior a los 200 mg/dl.

A partir de los 200 mg/dl a los 239 mg/dl, el nivel de colesterol total se considera elevado y es aconsejable reducirlo. Pero si sus niveles de colesterol total son de 240 mg/dl o más es necesario tomar medidas inmediatas para controlarlo, como cambiar de alimentación iniciar un programa de ejercicio físico y tomar medicamentos reductores del colesterol.

Bueno, malo y total

La sangre lleva el colesterol a las células en partículas transportadoras denominadas lipoproteínas. Dos de las lipoproteínas más importantes son la lipoproteína de baja densidad (LDL) y la lipoproteína de alta densidad (HDL). Los médicos evalúan la relación entre el LDL, el HDL y unas grasas denominadas triglicéridos, y la relación entre éstos y el colesterol total.

Lipoproteína de baja densidad (LDL): Las partículas de LDL transportan el colesterol a las células y se les conoce como colesterol malo porque sus niveles elevados contribuyen a la enfermedad cardiovascular. Un exceso de LDL en la sangre da lugar a acumulación de grasa en las paredes de las arterias (aterosclerosis), lo que incrementa el riesgo de un ataque cardíaco, entre otros padecimientos.

Lipoproteína de alta densidad (HDL): Las partículas de HDL transportan el colesterol de las células al hígado, donde es eliminado. El colesterol HDL se denomina colesterol bueno porque sus niveles elevados reducen el riesgo de presentar una enfermedad cardiovascular. Las personas con niveles bajos de HDL tienen un mayor riesgo de daño cardiovascular, incluso si su colesterol total es inferior a 200 mg/dl. Los hombres, en general, tienen niveles más bajos de colesterol HDL que las mujeres, porque la hormona femenina estrógeno aumenta el HDL; pero al llegar la menopausia femenina, sus niveles de HDL disminuyen.

Triglicéridos: Son grasas que suministran energía a los músculos y son transportados a las células del organismo por las lipoproteínas de la sangre. Una alimentación alta en grasas saturadas o carbohidratos puede elevar los niveles de triglicéridos. Niveles elevados de triglicéridos aumentan el riesgo cardiovascular. Los niveles muy elevados de triglicéridos (más de 1000 mg/dl) pueden producir dolor abdominal y una enfermedad potencialmente mortal del páncreas denominada pancreatitis.

Colesterol total: Es la suma del colesterol transportado en las partículas de LDL, HDL y otras lipoproteínas. Los adultos mayores de 20 años de edad deben realizarse un perfil de lípidos completo cada año, para determinar sus niveles de colesterol total, LDL, HDL y triglicéridos.