Descripción del liquen plano

El liquen plano, una enfermedad recurrente y pruriginosa, comienza como una erupción de pequeñas y discretas pápulas que luego se combinan hasta formar placas rugosas y descamativas (placas abultadas).

Alrededor de la mitad de las personas afectadas de liquen plano también tienen llagas en la boca. La causa del liquen plano es desconocida. Una erupción idéntica suele aparecer en las personas expuestas a fármacos que contengan oro, bismuto, arsénico, quinina, quinidina o quinacrina y a ciertas sustancias químicas utilizadas en el revelado de las fotografías en color. En consecuencia, el liquen plano puede ser la respuesta del organismo ante un compuesto químico externo u otro agente.




Síntomas del liquen plano

El primer episodio puede comenzar de improviso o gradualmente y persistir durante semanas o meses. Aunque el liquen plano suele desaparecer por sí solo, las placas a menudo reaparecen y los episodios pueden repetirse durante años. Las erupciones se acompañan casi siempre de picor, a veces intenso. Las pápulas suelen ser de color violeta y tener bordes angulares; iluminándolas de lado, emiten un brillo característico. Pueden formarse pápulas nuevas por un arañazo o si se produce una leve lesión cutánea. En ciertos casos la piel queda con una coloración oscura tras la cura de la erupción.

Por lo general, las lesiones se distribuyen de forma simétrica (más frecuentemente en la boca, sobre el tronco, en las superficies internas de las muñecas, en las piernas, en el glande y en la vagina). La cara casi nunca resulta afectada. En las piernas, las lesiones pueden ser especialmente extensas y descamativas. En otros casos ocasiona alopecia (caída del pelo) en placas en el cuero cabelludo.

Las úlceras que produce el liquen plano en la boca son particularmente molestas; por lo general son de color blanco azulado y pueden formarse siguiendo una línea. Con frecuencia las úlceras orales aparecen antes que las lesiones cutáneas y si bien no suelen causar dolor, si son profundas pueden ser dolorosas. Son frecuentes los ciclos de erupción seguidos de curación. Aunque esto ocurra muy raramente, las úlceras de larga duración pueden degenerar en cáncer de boca.

Diagnóstico del liquen plano

El diagnóstico puede ser difícil porque muchas enfermedades se asemejan al liquen plano. El dermatólogo suele reconocerlo por su aspecto y recurrencias características, pero puede ser necesario realizar una biopsia de piel (que consiste en tomar una muestra y examinarla al microscopio) para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento del liquen plano

Debe evitarse la utilización de fármacos o de sustancias químicas que puedan causar liquen plano. A las personas que padecen picor intenso se les puede prescribir un antihistamínico como la difenhidramina, la hidroxizina o la clorfeniramina, si bien pueden producir somnolencia. Se pueden utilizar corticosteroides inyectados directamente en la lesión, aplicados sobre la piel o administrados por vía oral, a veces junto a otros medicamentos, como la tretinoína. En los casos en que las úlceras de la boca sean muy dolorosas, es aconsejable usar, antes de las comidas, un enjuague bucal que contenga lidocaína para formar un manto contra el dolor.

El liquen plano puede desaparecer y volver a aparecer tras muchos años. Puede ser necesario realizar un tratamiento prolongado durante los brotes de la enfermedad; entre dos brotes sucesivos y el siguiente no es necesario ningún tratamiento.